Embalse de Belesar, en Portomarín
Embalse de Belesar, en Portomarín - ELISEO TRIGO/EFE

La mesa de la sequía elevará la alerta por el bajo caudal de los ríos

La oficina se reúne mañana para analizar cada zona. «Agua hay», tranquiliza la Xunta

Actualizado:

El pasado mes de enero, en pleno invierno, la Xunta activaba la prealerta por sequía. La situación se ha mantenido sin cambios desde entonces —en la última reunión, celebrada a comienzos de septiembre, la oficina técnica optaba por conservar el nivel de aviso—, pero, con el año hidrológico ya cerrado, el déficit acumulado de precipitaciones y, fundamentalmente, el bajo caudal de los ríos, llevarán este lunes a la mesa de la sequía elevar la alerta.

Augas de Galicia, dependiente de la Consellería de Medio Ambiente y responsable de la cuenca Galicia-Costa, prevé que entre cuatro y seis subzonas de las 18 que integran la demarcación pasen a nivel de alerta. Y es que una tercera parte de los ríos de Galicia-Costa, explicó a Ep en los últimos días el director xeral de Augas de Galicia, Roberto Rodríguez, llevan un caudal inferior al 50 por ciento de lo que sería habitual en esta época del año. Se trata de ríos como el Mandeo, al 31% de su nivel medio para estas fechas, el Anllóns (al 50%), y algunos tramos del Xallas y el Ulla, el Furelos, el Lérez, el Oitavén, el Lagares y el Groba. En cualquier caso, matizó Rodríguez, se habla del caudal de los ríos y, por tanto, de sequía hidrológica, algo que «no hay que identificar con que pueda haber escasez en los recursos». El abastecimiento, aseguró, está garantizado. «Agua hay, lo que tenemos es que adoptar medidas para protegerla, para preservar los recursos mediante su uso adecuado», indicó.

La declaración de alerta en las subzonas indicadas no tendrá «efecto inmediato» en forma de medidas de restricción para las poblaciones. Sí repercutirá de manera inminente en una intensificación de los seguimientos y controles, que pasarán a ser semanales en los embalses, en los aforos y en la calidad de las aguas.