El conselleiro de Cultura y el deán de la Catedral obsrervan la pieza restaurada
El conselleiro de Cultura y el deán de la Catedral obsrervan la pieza restaurada - XOÁN CRESPO
Vandalismo

La limpieza de la pintada costó entre diez mil y doce mil a la Catedral de Santiago

Un cartel junto a la figura atacada recuerda la prohibición de tocar este y otros elementos de la fachada. El conselleiro de Cultura señala al Ayuntamiento la necesidad de vigilancia en un casco histórico Patrimonio de la Humanidad

SantiagoActualizado:

La restauración de la figura de la fachada de Platerías de la Catedral de Santiago atacada en la madrugada del lunes ha concluido y el resultado, apuntó esta mañana el director de la Fundación Catedral, Daniel Lorenzo, es «óptimo». Sobre la escultura, tallada en el mármol de una de las columnas laterales de esta portada sur, no hay rastro del pigmento azul con el que entre las dos y las cuatro de la mañana del lunes, según ha calculado la investigación, se imprimió sobre ella con rotulador el maquillaje característico de la banda estadounidense de hard rock Kiss. El proceso, realizado con recursos humanos y materiales propios -la reciente recuperación del Pórtico de la Gloria ha permitido que en el templo compostelano se contase todavía con instrumentos láser de última generación-, ha costado entre diez y doce mil euros, según ha detallado el deán de la Catedral, Segundo Pérez.

Ha sido un único proceso de limpieza, expuso Daniel Lorenzo, pero que se ha completado en varias fases. El martes se completaba un primer paso y el miércoles se aplicaban nuevos disolventes que acababan definitivamente con los rastros de pigmento azul. Todo ello, incidió Lorenzo, con la exigencia de no alterar el relieve del mármol, en un estado «muy delicado» por la erosión propia de 900 años de historia de esta fachada Románica y la añadida por el contacto directo con millones de visitantes. Por eso, un cartel recuerda ahora al pie de la fachada la prohibición de no tocar la figura restaurada, ni, subrayó Lorenzo, cualquier otro elemento del monumento. «Sería muy importante que de esta situación calimitosa extrajésemos un elemento importante para todos: el cuidado del patrimonio es cosa de todos, y de cada día, no de actuaciones excepcionales», dijo el director de la Fundación Catedral.

A su lado el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, agradeció el trabajo de los restauradores y deseó la mayor de las suertes a las fuerzas y cuerpos del estado en la investigación para dar con los responsables del ataque. En su intervención, el conselleiro deslizó también un mensaje a las autoridades locales, incidiendo en la necesidad de «vigilar» un espacio destacado como el casco histórico compostelano, declarado Patrimonio de la Humanidad. Ninguna de las cámaras municipales, confirmó, enfoca al punto en el que se produjo la pintada. «Se sabe ya que a través de las cámaras existentes no es suficiente para detectar al infractor o infractores», apuntó Rodríguez, insistiendo en sus deseo de éxito a los investigadores, porque «lo que no puede ser es que una circunstancia de esta gravedad quede impune». La investigación, señaló, está explorando también imágenes captadas por cámaras de negocios privados y mantiene abiertas varias líneas de trabajo.

Sobre la necesidad de un mayor número de cámaras en el entorno, el conselleiro de Cultura apuntó al Ayuntamiento como «responsable de la seguridad ciudadana dentro del espacio monumental del casco histórico». «Deben ser conscientes de que estamos en una ciudad cultural, casi un museo al aire libre, y de que hay la obligación de mantener la convivencia dentro de un espacio tan simbólico», dijo.

La ley de patrimonio cultural de Galicia prevé sanciones de entre 6.000 a 150.000 euros para infracciones graves.