Carretera de acceso a la vivienda de Valga donde se produjo el crimen machista
Carretera de acceso a la vivienda de Valga donde se produjo el crimen machista - EFE
VIOLENCIA DE GÉNERO

La lacra machista se ceba con Galicia: dos asesinadas en tres días

Una vecina de Sober que vivía en Ciudad Lineal y una mujer de Valga, víctimas de sus parejas en apenas 72 horas

SantiagoActualizado:

El grito de igualdad que el pasado viernes resonó en todas las plazas del país se ahogó este fin de semana con la noticia de tres nuevas muertes a causa de la violencia machista. Dos de ellas, gallegas. El primero de los asesinatos tuvo lugar el mismo día de las manifestaciones en un barrio de Madrid donde Estrella Domínguez residía con su marido que, según todos los indicios, le descerrajó un tiro de escopeta mortal antes de acabar con su vida de la misma manera. La alerta saltó cuando la hermana de la víctima, que trabajaba en una notaría con ella, se presentó en el domicilio al ver que ésta no llegaba al trabajo. Una vez allí, los agentes que tumbaron la puerta abajo localizaron los dos cuerpos y el arma del crimen entre medias. Estrella tenía 63 años, dieciocho menos que su marido, y era natural de la localidad lucense de Sober a donde regresaba con asiduidad acompañada del que finalmente se convirtió en su verdugo. En su pueblo natal, las banderas ondean a media asta. El alcalde hizo suyas las condolencias de todos los vecinos de la localidad al expresar su «rechazo a la violencia de género» en una manifestación celebrada este fin de semana en el municipio. No constaban denuncias por malos tratos entre la pareja.

Tras el jarro de agua fría que supuso la muerte de esta vecina de Sober, y con la muerte entre medias de una mujer en Estepona a la que su pareja la sestó una decena de puñaladas tras echar a su hijo de casa, Galicia volvió a sobrecogerse. Esta vez, con el asesinato de una vecina de Valga que eleva el contador de víctimas del machismo a trece en lo que va de año en España y lo estrena en Galicia (el caso de Sober computa en Madrid). Fue el hijo de la pareja el que encontró, al no presentarse en una comida familiar, el cuerpo de su madre, María Jesús Aboy, de 43 años, con un disparo de escopeta. Junto a ella su marido, Javier Bello de 46 años, que después de asesinar presuntamente a su pareja se pegó un tiro con la misma arma en la cara. El hallazgo de los dos cuerpos paralizó la vida en este municipio, donde los vecinos no daban crédito a lo sucedido. «Los dos eran unos trabajadores natos que estaban en lo mejor de su vida», comentaban quienes compartían su día a día. Como en el caso de Ciudad Lineal, no existe constancia de ninguna denuncia relacionada con algún tipo de violencia familiar o machista. Además, el hombre, amante de la caza, carecía de antecedentes policiales.

016, llamada gratuita

Sobre estos dos casos se manifestó este lunes en declaraciones a la Radio Galega la secretaria xeral de Igualdade, Susana López Abella, que constató que «oficialmente no constaba absolutamente ninguna denuncia» ni tampoco «se sabía que hubiese violencia entre la pareja». «La verdad es que estamos consternados y desde la Xunta queremos expresar nuestra más enérgica condena» manifestó López Abella. Con la lucha contra el maltrato presente (016 llamada gratuita) la secretaria recordó que hay recursos para las mujeres que sufren malos tratos, por lo que animó a todas ellas a que denuncien «cuando aún se está a tiempo de hacer algo». «Muchas veces es imposible salir solas del círculo de la violencia en el que se sienten atrapadas», subrayó, por lo que ha pedido que llamen al 016 para poner punto y final a esa situación. Este mediodía, Abella participará en una concentración a las puertas del edificio de la Xunta en Santiago de Compostela en repulsa por los de casos de asesinato machista con víctimas gallegas este fin de semana.