Alberto Núñez Feijóo, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consello de la Xunta
Alberto Núñez Feijóo, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consello de la Xunta - EFE
Competencias

«España no está para hacer transferencias a las Comunidades»

Feijóo insiste en que pedirá para Galicia aquello que se ceda a País Vasco y Cataluña

SantiagoActualizado:

Si de Alberto Núñez Feijóo dependiera, los procesos de transferencias del Estado hacia las Comunidades Autónomas se congelarían hasta que el conflicto catalán y el debate sobre el modelo territorial se sosegaran y permitieran grandes acuerdos. Pero como el Gobierno de Pedro Sánchez va a convertir la derivación de competencias en moneda de cambio con los distintos grupos nacionalistas para aprobar sus Presupuestos, Galicia va a hacer valer su condición de nacionalidad histórica para no quedar atrás.

«Los gallegos somos tan españoles como el resto», insistió este jueves, «no aceptaremos discriminación o desigualdades respecto a vascos o catalanes. Tenemos estatuto por la misma vía constitucional que ellos». Así, si el Estado considera factible transferir la competencia de prisiones al País Vasco, la Xunta pedirá al menos tener la posibilidad de estudiar si le interesa para Galicia.

«Nuestra posición dice claramente que si para España es bueno hacer transferencias a País Vasco o Cataluña, también tiene que ser bueno hacerla a Galicia», aunque «ahora habrá que analizar si hay competencias que nos interesa recibir o no, tenemos derecho a reservarnos cualquier competencia que se transfiera».

Feijóo reconoció estar de acuerdo «con que no se transfieran políticas de prisiones», pero «eso es compatible con decir que si se transfieren, que Galicia tenga derecho a esa misma competencia si a los gallegos nos interesa». De fondo, insistió, «lo que discutimos es el estatus» de las distintas comunidades que conforman España.

En «Galicia no somos una diputación ni somos una comunidad que surgió con la Constitución», sino «un territorio preconstitucional, con un Estatuto aprobado antes del 36, una nacionalidad histórica con refrendo constitucional en el 78». Y de manera preventiva, recordó que «yo ni soy ni seré nacionalista».

Todo lo dicho, en opinión de Feijóo, es compatible con su convicción de que «España no está para hacer transferencias» a las autonomías, debido a la «la situación de disgregación y deslealtad en Cataluña» o a «determinadas manifestaciones del Parlamento vasco» que han contado con los votos de Bildu. «Es el peor momento para seguir avanzando en transferencias», consideró.

Sin contradicciones

Núñez Feijóo tampoco consideró que su postura reivindicativa en la actualidad sea contradictoria con la que mantuvo con el Ejecutivo de Mariano Rajoy. «No ha cambiado», replicó a varios periodistas que le preguntaron por esta cuestión en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal de su gobierno, «no hemos cambiado de opinión sobre el nivel competencial o estatutario». En esta línea recordó su reclamación de la transferencia de la AP-9 al anterior Gobierno o las exigencias presupuestarias planteadas para que se garantizara en plazo la llegada del AVE.

En este escenario de reclamación de competencias, los socialistas gallegos anunciaron la presentación en el Parlamento de una proposición de ley para que Galicia reclame la competencia de tráfico, una vieja aspiración que hasta el momento había sido rechazada por los distintos Gobiernos estatales.

El anuncio lo hizo público el portavoz parlamentario del PSdeG, Xaquín Fernández Leiceaga, para quien «el autogobierno de Galicia lleva muchos años bloqueado», y consideró «una oportunidad» que Feijóo «haya pasado de pasivo a reivindicativo», así como el cambio de actitud en el Ejecutivo de España, ahora con Sánchez.