El secretario general del PSdeG, en su primera valoración de los resultados de su formación este 26-M
El secretario general del PSdeG, en su primera valoración de los resultados de su formación este 26-M - MIGUEL MUÑIZ

ELECCIONES MUNICIPALES 26MEl PSOE gallego aprovecha su ola y barre de las ciudades al populismo

Los socialistas se hacen con seis de las siete urbes gallegas. Caballero arrasa en Vigo y el PP resiste

SantiagoActualizado:

Los «alcaldes del cambio» son historia en Galicia. La tendencia al alza que impulsa al PSOE desde las recientes elecciones generales le ha valido para entrar con fuerza en el gobierno de seis de las siete grandes ciudades gallegas. En tres de ellas desaloja al populismo, aunque probablemente lo necesite para investir alcaldes y gobernar. La Coruña, Santiago de Compostela y Ferrol tendrán con toda probabilidad un alcalde socialista. En otras dos, Lugo y Orense, necesitará de acuerdos con otras fuerzas de izquierda. Y en Vigo, excepción entre las excepciones, Abel Caballero pulveriza sus resultados sobrepasando el 67% de los votos, un registro escandaloso en democracia. La séptima de las urbes, Pontevedra, permanecerá en manos nacionalistas por sexta legislatura consecutiva con el apoyo del PSOE.

El ascenso socialista, más allá de los registros a la búlgara de Vigo, es especialmente acusado en La Coruña y Santiago de Compostela. En la capital gallega, el exalcalde Xosé Sánchez Bugallo catapulta a los socialistas de 4 a 10 escaños, destronando así a Martiño Noriega, la gran esperanza blanca de la izquierda alternativa, que se deja en las urnas la mitad de sus diez ediles. En la ciudad herculina con toda probabilidad será alcaldesa Inés Rey, que remonta hasta superar al populista Xulio Ferreiro, que pierde cuatro de su decena de concejales. Mismo relato en Ferrol: batacazo populista de Jorge Suárez y ascenso del socialista Ángel Mato. En las tres urbes el PSOE necesitará algo más que el tradicional apoyo de un BNG al alza —vuelve a tener ediles en las siete ciudades—, y tendrá que hablar con las Mareas.

Victoria estéril del PP

Caras de preocupación en la derecha. El PP, que salió maltrecho de la cita de generales, apenas tiene el consuelo de ser la fuerza más votada en las municipales en las cuatro provincias y en el conjunto de la Comunidad, pero donde en 2015 había casi diez puntos de diferencia sobre el PSOE ahora apenas hay unas décimas. Pero en las europeas los socialistas vuelven a ganar con más de cinco puntos sobre los conservadores. El terreno se vuelve escarpado para Núñez Feijóo y el PP gallego, que en año y medio encararán la cita de las autonómicas.

Tenía poco que defender el PP porque apenas gozaba de poder urbano, salvo la ciudad de Orense —que gobernaba en minoría por una carambola— y la Diputación de esta provincia, que mantendrá de manera muy ajustada. A pesar del viento de cola del PSOE, no todo han sido malas noticias. Los populares han vuelto a ser los más votados en La Coruña, Lugo y Ferrol, quedándose en estas dos últimas a un escaño de la mayoría absoluta en una hipotética suma con Ciudadanos.

Doloroso es el caso ferrolano, donde el exconsejero José Manuel Rey logró el arcano de mejorar resultados respecto a 2015 pero se queda sin socios al no entrar Cs. En Pontevedra también mejoran resultados. La división del centro-derecha los castiga en la ciudad de Orense, en Santiago resisten el empuje socialista con dignidad, pero en Vigo se desploman hasta unos pírricos cuatro ediles de los 27 de la corporación. En el espectro conservador, fracaso de Ciudadanos, que se ha quedado sin entrar en varias ciudades y allí donde lo hace no es decisivo. Y fiasco absoluto de Vox, desaparecido en campaña y en las urbas.