Exterior del pabellón de Buñol, donde sucedieron los hechos
Exterior del pabellón de Buñol, donde sucedieron los hechos - ABC
Sucesos

Le rompe el pómulo y la nariz porque le afeó que llevase sin correa un perro peligroso

El agresor, experto en artes marciales, envía al hospital al conserje del Polideportivo de Buñol

VALENCIAActualizado:

Un pómulo roto y heridas en la nariz por haber llamado la atención a un vecino que llevaba suelto a su perro, de una raza considerada peligrosa. Ese es el resultado del enfrentamiento que ha mantenido el conserje del Pabellón municipal de Buñol (Valencia), con el propietario del animal, experto en artes marciales. Con un puñetazo y una patada en la cara, el propietario del perro, tan peligroso como el animal que llevaba suelto a la vista de lo sucedido, noqueó al conserje y lo ha mandado al hospital.

Todo ocurrió este jueves, cuando el presunto agresor paseaba al animal sin correa por la zona ajardinada junto al pabellón, y el empleado público, que conocía las múltiples denuncias que había ocasionado ya ese can, le avisó de que debía ir atado y con bozal. El propietario del perro se lo tomó mal y se encaró con el conserje, que se encontraba en su horario de trabajo en el Pabellón, a las afueras de la localidad, y que se mantuvo firme en pedirle que llevara controlado al perro.

El dueño del can, experto en artes marciales, noqueó al funcionario, primero con un puñetazo y después con una patada directa a la cara que hizo que la víctima perdiera el conocimiento. Unos vecinos socorrieron a la víctima, de unos 40 años, que fue atendido después por los servicios sanitarios de la mutua que trabaja con el Ayuntamiento y que en los próximos días tendrá que ser operado por la rotura del pómulo y la lesión en la nariz.

El alcalde de Buñol, Rafael Pérez, ha indicado a Efe que el conserje se encuentra bien después de la brutal agresión, aunque nervioso y asustado por la operación. Asimismo, Pérez ha informado que el Ayuntamiento actuará para defender al trabajador y ha expresado su repulsa por el ataque, cuyo resultado ha calificado como «muy grave». En un comunicado, el Comité de Empresa y la Junta de Personal del Consistorio también han condenado los hechos, «que atentan a la dignidad de la persona y de los trabajadores municipales y a su integridad física».

La Guardia Civil ha abierto diligencias para esclarecer las circunstancias en que se produjeron los hechos y depurar las posibles responsabilidades del agresor, que se encuentra en libertad pero localizado. El perro en cuestión ha protagonizado diversos incidentes en Buñol, como en una ocasión en la que se comió un pato vivo, propiedad de otro vecino.