Fernando Llopis - El último liberal

El mosso héroe por accidente

«Dudo mucho que en la Cataluña actual los no independentistas tengan los mismos derechos que los que sí lo son»

Fernando Llopis
Actualizado:

Un vagabundo rescata a varias personas de un avión accidentado entre las que se encuentra una conocida periodista de televisión. A partir de ese día, el objetivo de ella es el de encontrar a ese héroe anónimo para poder realizar un reportaje sobre él, pero no cuenta que el vagabundo quiere pasar inadvertido dada su situación. Este es el argumento de “Héroe por accidente”, una deliciosa comedia en la que destaca la interpretación de Dustin Hoffman como el vagabundo que, a pesar de hacer lo que debe en una situación difícil, puede salir malparado. La película también contiene una crítica velada sobre los límites del periodismo.

La película es de finales del siglo XX, donde el medio por excelencia es la televisión. Si se rodara una nueva versión seguro que aparecerían las redes sociales y las consecuencias que puede tener para tu vida salir en una de ellas. Si no, que se lo digan a Octavi, el mosso que se ha convertido en todo un icono por su conversación con un guardia rural en una de las recientes manifestaciones de protesta realizadas por grupos independentistas en Cataluña.

Aquel día, el mosso trataba de hacer comprender al guardia rural que como funcionario público debería estar con él en vez de con el resto de manifestantes causando desórdenes. El guardia rural le responde que él está allí para defender la República. Todo ello grabado por parte de los manifestantes del CDR, imagino para luego poder montar vídeos de supuestas agresiones y tal. Aquí es donde el mosso, con cierto grado de confianza dice, (en catalán) la frase: “ La República no existe, idiota”.

Rápidamente los CDR lanzaron el vídeo a las redes sociales con el objeto de mostrar cómo les tratan los mossos no independentistas. Si tenían como objetivo dejar mal al mosso, consiguieron el efecto contrario, ya que el mosso se convirtió rápidamente en un héroe por accidente y su frase en un icono de estos tiempos llenando memes, tazas e incluso algunos posters

Mossos d'Esquadra en una manifestación el 21 de diciembre en Barcelona
Mossos d'Esquadra en una manifestación el 21 de diciembre en Barcelona - JAIME GARCÍA

Yo personalmente no considero apropiado que un agente de la ley pueda faltar el respeto a un ciudadano, pero también es cierto que puedo ser comprensivo con estas situaciones de mucha tensión donde muchos mossos habían sido agredidos e incluso los CDR habían lanzado adoquines contra sus coches.

Al más puro estilo estalinista, parece que uno de sus compañeros filtró los datos personales del mosso en cuestión, e incluso se ha pedido que se le sancione por parte de algunas de las asociaciones de mossos independentistas (sí, como lo leen, asociaciones de mossos por algo ilegal). Parece que el consejero de Interior de la Generalitat Catalana ha reprobado al mosso y ha dicho que investigará el asunto.

A mí me llama la atención que nadie se haya preocupado qué hacía ese guardia rural de uniforme en una manifestación de ese tipo, ni que se hayan identificado a muchos de los participantes en actos vandálicos de aquel día, e incluso podría entender que se investigara si la violencia utilizada por la fuerzas del orden fue proporcionada o no. También me gustaría saber si el conseller catalán hubiese actuado de la misma forma si el piropo se hubiese realizado contra un manifestante de otra ideología contraria al independentismo.

Pero para mí la pregunta del millón es si a los independentistas les ha molestado que se haya llamado idiota a uno de los suyos o si realmente lo que les ha sacado de las casillas ha sido la afirmación de que la República no existe.

Hay que ver el vídeo para darse cuenta en toda su magnitud del hecho de que es una afirmación que sale desde las entrañas por lo obvia que es. Nada duele nado tanto como cuando te desmontan una farsa imaginaria en la que quieres seguir creyendo, aunque en el fondo sabes que no deja de ser una farsa, por mucho que creas en ella.

Ignoro qué le espera al bueno de Octavi, espero y deseo que se imponga la sensatez y la ecuanimidad, pero dudo mucho que en la Cataluña actual los no independentistas tengan los mismos derechos que los que sí lo son. Pero pase lo que pase, Octavi se ha convertido en un héroe por accidente durante unos instantes que miles de personas les hubiese gustado poder interpretar.

Fernando LlopisFernando Llopis