Don Felipe saluda a los empresarios, con Juan Roig a la cabeza, en el congreso celebrado este lunes en Valencia - MIKEL PONCE
Economía

La empresa familiar alerta del primer frenazo económico en España en ocho años

Las compañías que auguran un crecimiento frágil se multiplican por cuatro tras el cambio de Gobierno y crece el temor por la política fiscal

VALENCIA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las principales empresas familiares españolas alertan de los primeros síntomas de desaceleración económica. Así, después de ocho años en los que había mejorado su percepción de la economía del país, en 2018 ha caído siete décimas respecto a 2017. De acuerdo con los datos de la encuesta elaborada por el Instituto de Empresa Familiar (IEF) con motivo de su Congreso Nacional, los empresarios califican con un 5,48 sobre nueve la situación de la economía española frente al 6,22 del año anterior (la mejor nota desde que se realiza el sondeo).

Otros datos de la encuesta realizada entre lo setecientos asistentes al Congreso Nacional del IEF que revelan el «empeoramiento de la situación económica» son los relativos a la evolución de las ventas prevista para 2019. El porcentaje de empresas que esperan aumentar la facturación pasa del 73 al 64 por ciento, mientras suben hasta el 8% las que auguran un descenso de las ventas.

[Juan Roig y el problema del centralismo en España]

Además, en apenas un año se ha multiplicado por cuatro el número de empresas que pronostican un crecimiento fragil de la actividad sin creación neta de empleo. El descenso de la confianza empresarial transcurre en paralelo a las medidas adoptadas en materia económica por el nuevo Gobierno presidido por Pedro Sánchez, que este martes cierra el congreso, en una jornada en la que también intervendrá el presidente del Partido Popular, Pablo Casado.

La encuesta anual del IEF constituye uno de los principales termómetros de la evolución de la economía española. De hecho, la entidad agrupa a un centenar de compañías familiares, de las más de 1.200 que hay en España, que generan una facturación anual equivalente al 28 por ciento del PIB y dan empleo a 1,2 millones de personas, entre ellas Mercadona, Acciona y el grupo Barceló.

A pesar de las incertidumbres que se ciernen sobre la economía española, nueve de cada diez empresas familiares apuestan por mantener o incrementar su plantilla, mientras que el 78 por ciento aumentará sus inversiones en el país, lo que supone porcentajes similares a los del año anterior. De hecho, el lema escogido por los empresarios ha sido el de «Comprometidos con el futuro».

De acuerdo con la encuesta del Instituto de Empresa Familiar, los principales riesgos que «podrían lastrar la economía española en los próximos años» pasan por el endeudamiento público y la política fiscal. Una preocupación que coincide con los anuncios en materia tributaria del Gobierno socialista tras el pacto alcanzado con Podemos para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado.

La falta de reformas estructurales es la segunda amenaza para la economía española, según los empresarios, que marcan como prioridades, por este orden, el pacto de educación y formación, y, a distancia, por el de la simplificación fiscal y administrativa y el del modelo territorial.

En este apartado, la amenaza de la crisis provocada por el desafío soberanista catalán no pasó inadvertida en el encuentro empresarial. Al respecto, el presidente de Mercadona, Juan Roig, sostuvo que la economía está «igual» este año que el pasado pero la percepción social se ha dejado llevar por el «lío político-autonómico» de Cataluña que, según dijo literalmente, hace estar «más acojonado».

Ante el pulso soberanista, las empresas familiares expresaron su apoyo al Rey Felipe VI como «símbolo máximo de la unidad y estabilidad» del país en «unos momentos complejos» como los que se viven en la actualidad. El presidente del IEF, Francisco J. Riberas, sostuvo que «nos sentimos muy orgullosos de saber que contamos con su apoyo como símbolo máximo de la unidad y la estabilidad que todos queremos para nuestros país».

Los empresarios han brindado este respaldo después de que el jefe del Estado haya sido reprobado en los últimos días tanto por el Parlamento de Cataluña como por el Ayuntamiento de Barcelona por su postura en relación con el desafío independentista.

Su Majestad el Rey, en su discurso de inauguración, ha reconocido que las empresas familiares siempre han identificado a los valores como uno de sus principales activos porque son precisamente «la clave de la confianza».