Imagen de archivo del Traslado de la Virgen de los Desamparados
Imagen de archivo del Traslado de la Virgen de los Desamparados - ABC
POLÍTICA

Joan Ribó se convierte en el primer alcalde de Valencia que no presidirá los actos en honor a la patrona

El dirigente de Compromís se desentiende de la fiesta de la Virgen de los Desamparados y solo acudirán ediles a título particular

VALENCIAActualizado:

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, tampoco presidirá el próximo fin de semana los actos de la festividad de la Virgen de los Desamparados, patrona de la ciudad. Será el primer alcalde de la historia democrática que no lo haga. Fiel a su máxima de que el Ayuntamiento debe tener carácter laico, el dirigente de Compromís (que lleva ausente de su cargo desde el pasado sábado) no acudirá ni a la Misa de Infantes ni a la Procesión General del próximo fin de semana. Tampoco habrá representación oficial del equipo de gobierno, aunque se espera la presencia a título personal de concejales socialistas y de la oposición (Partido Popular y Ciudadanos).

[De Cano Coloma (1936) a Ribó (2016): la historia de los alcaldes republicanos y la patrona de Valencia]

Ribó, que durante su mandato ha realizado guiños a actos republicanos sin tradición histórica en la ciudad, como la cabalgata de las «Magas» la pasada Navidad, insiste en no respaldar fiestas como la de la Virgen de los Desamparados, que más allá de su carácter religioso, constituyen una de las principales señas de identidad de la capital del Turia y una de las fiestas que congrega a un mayor número de valencianos, que este año no estarán representados por la máxima autoridad municipal.

magen de Ribó junto a las «magas republicanas»
magen de Ribó junto a las «magas republicanas» - EFE

Ribó, de hecho, tampoco asistió a los actos en honor a San Vicente, patrón de la ciudad. En la pasada Semana Santa Marinera, el dirigente de Compromís solo asistió al Desfile de Resurrección, y lo hizo desde el balcón de un vecino de la calle de la Reina, al no querer presenciar la procesión desde la tribuna de autoridades.

Allí estuvo el concejal de Cultura Popular y Fiestas, Pere Fuset, quien tampoco participará en la procesión de este domingo, ni acompañará en los actos a la falleras mayores de Valencia (como era habitual todos los años), aunque sí asistirá como espectador.

El Ayuntamiento de Valencia también ha rechazado instalar la Cruz de Mayo frente al edificio consistorial, con lo que rompe de esa forma con una tradición que se había mantenido inalterable en la ciudad durante los últimos 37 años, con independencia de la afiliación política de los respectivos alcaldes.