Imagen de Eusebio Monzó tomada durante una entrevista con ABC
Imagen de Eusebio Monzó tomada durante una entrevista con ABC - MIKEL PONCE
Política

Imputan al «Messi» del PP, el único concejal del partido en Valencia que no estaba investigado

Eusebio Monzó declarará en una causa que se remonta a su etapa en la Generalitat entre 2009 y 2011 en la que ya se le archivó un caso

El PSPV-PSOE carga contra el portavoz popular mientras lleva de candidato al expresidente de la Diputación detenido en el caso Alquería

VALENCIAActualizado:

En la campaña electoral de los comicios de 2015, Rita Barberá calificó a Eusebio Monzó como el «Messi» de su candidatura. Profesor universitario, licenciado en Económicas y Empresariales con dos másters en su currículo y sin carnet del PP, fue el fichaje «estrella» de la entonces candidata popular a la Alcaldía de Valencia. Barberá recuperó a Monzó para la política después de que en 2014 fuera destituido de su cargo de secretario autonómico de Hacienda por el entonces presidente de la Generalitat, Alberto Fabra.

Monzó había sido imputado en una causa abierta por sobrecostes en el Centro de Convenciones de Castellón. Un proyecto dirigido por el arquitecto Santiago Calatrava en la etapa en la que Monzó dirigía la empresa pública que lo impulsaba. La juez archivó el caso cinco meses después.

Monzó volvió a la política de la mano de Barberá y ha sido durante la legislatura que está a punto de finalizar portavoz del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Valencia. Un cargo al que llegó tras la imputación de los otros nueve concejales del PP en el llamado caso Taula. Sus compañeros de bancada están siendo investigados por un presunto blanqueo de capitales en la campaña de las elecciones municipales de 2015. Monzó es ajeno a la causa del «pitufeo» que afecta a sus compañeros, pero ahora la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Castellón le ha citado a declarar en calidad de investigado por los delitos de prevaricación y malversaciónjunto al resto de antiguos miembros del Consejo de Administración del Aeropuerto de Castellón (Aerocas) en relación a la firma de patrocinios a favor de una empresa del piloto de motos Álex Debón.

La causa está abierta desde 2016 y en las misma ya figuraban como investigados el propio piloto y el que fuera presidente de la Diputación de Castellón y de la propia Aerocas, Carlos Fabra, por un delito de cohecho. Monzó se convierte así en el décimo imputado del grupo popular en el Ayuntamiento de Valencia pero por una causa distinta al de sus compañeros de grupo. De hecho, el caso se remonta al periodo comprendido entre 2009 y 2011, donde ocupaba un cargo por el que fue imputado y su caso quedó archivado.

Doble vara de medir del PSPV

Monzó dice tener la conciencia tranquila y sostiene que en el ejercicio de sus funciones públicas siempre ha hecho «las cosas bien». Pese a ello, desde las filas socialistas ha llegado un aluvioón de críticas tanto de la portavoz municipal y candidata a la Alcaldía, Sandra Gómez, como del presidente de la Generalitat, Ximo Puig. Pese a ello, el PSPV presentará como candidato a la Alcaldía de la localidad de Ontinyent a Jorge Rodríguez, el expresidente de la Diputación detenido y, a día de hoy todavía imputado, en el marco del caso Alquería.

El PP presentará a María José Catalá como candidata a la Alcaldía de Valencia, quien había ensalzado el trabajo de Monzó como portavoz municipal en una legislatura especialmente compleja para la formación marcada por el devenir del caso Taula. La incógnita se centra ahora en saber si su nueva situación judicial le impedirá repetir como el «Messi» de la candidatura popular. El partido, por lo pronto, no le apartará de sus funciones al entender que el caso tendrá escaso recorrido judicial.

El PP apela a la «presunción de inocencia»

Al respecto, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha señalado que antes que ser político «hay que ser persona» y ha destacado que «no han condenado a nadie». La dirección nacional del PP ha recordado que hay que defender la presunción de inocencia, sobre todo tras casos como el de la senadora murciana Pilar Barreira que fue imputada y luego declarada «inocente» sin que los partidos que la habían atacado le pidieran «perdón».

En el mismo caso que Monzó está imputado el diputado nacional del PP Gerardo Camps -que goza de la condición de aforado y su declaración ante el juez de Castellón es voluntaria- y el exvicepresidente valenciano Vicente Rambla.