Imagen de la reunión entre María José Catalá y el grupo popular municipal
Imagen de la reunión entre María José Catalá y el grupo popular municipal - ABC
Política

María José Catalá se reúne con los concejales del PP en Valencia para pedirles colaboración

Los ediles trasladan a la candidata popular a la alcaldía su disposición a ofrecerle el trabajo realizado durante estos cuatro años

VALENCIAActualizado:

Desde el anuncio oficial de que María José Catalá es la candidata del PP a la alcaldía de Valencia, su agenda echa humo. Entre encuentros con entidades, asistencia a actos y entrevistas en medios de comunicación, también mantiene como prioridad comenzar a coser el partido a nivel interno en la ciudad.

Una de las primeras reuniones previstas era con el grupo municipal popular. Finalmente, se produjo este martes. La cita fue breve, en tono cordial y distendido y quiso servir de primera toma de contacto. Según fuentes del partido, Catalá se presentó, comunicó que trabajará para recuperar la alcaldía de Valencia para el PP y pidió colaboración a los concejales, a quienes reconoció el trabajo realizado pese a la situación en la que se encuentran. Éstos se mostraron dispuestos a poner toda su experiencia de estos cuatro años a disposición de ella.

Un mensaje que ya transmitieron el mismo día en el que se conoció su candidatura, cuando en una rueda de prensa mostraron su apoyo a la candidata «sin ningún tipo de duda» y pusieron en valor las más de 6.000 iniciativas presentadas a lo largo de la legislatura.

La situación del grupo municipal es uno de los mayores problemas a los que se ha enfrentado el PP en estos años. Desde el estallido del caso Taula en enero de 2016, nueve de los diez se encuentran investigados en una pieza separada por presunto blanqueo de capitales. Ese febrero tuvo que nombrarse una gestora con el diputado autonómico Luis Santamaría al frente y en marzo los ediles fueron suspendidos cautelarmente de militancia, pero permanecieron en el grupo. La presidenta regional, Isabel Bonig, trató de pedirles el acta sin éxito, lo que abrió una brecha insalvable en la relación por lo que consideraron una actuación desmedida.

A ello se unió el fallecimiento de Rita Barberá -imputada en este mismo caso-, con reproches internos por el trato que había recibido desde el partido.

Calma tensa

El paso del tiempo ha contribuido a apaciguar el ambiente, pero sigue habiendo distanciamiento entre los diferentes sectores. De ahí la importancia de los gestos de ambas partes, como lo ocurrido entre Catalá y los concejales. Aunque resulta improbable que pueda contar con ellos en la lista municipal, la imagen de unidad que han querido trasladar ha sido muy bien recibida.

Su futuro tampoco está claro cuándo se resolverá. La instrucción del caso se encuentra casi finalizada, pero recientemente la Fiscalía pidió una prórroga, por lo que el PP podría enfrentarse a las próximas elecciones con la situación todavía pendiente de solucionar.

Sí tendrá su lugar el único edil no imputado, Eusebio Monzó, quien ha ejercido de portavoz y ha servido de enlace entre la dirección regional y el grupo municipal. Su trabajo es muy reconocido y se prevé que tenga un puesto destacado en la candidatura.

Catalá también tendrá que abordar en breve otro de los interrogantes: el futuro de Luis Santamaría. Después de no ocultar durante muchos meses su deseo de ser candidato a la alcaldía, la elección de la diputada autonómica no le ha provocado lo que se dice alegría, admiten desde el partido. De hecho, no asistió al acto de presentación de los cabezas de lista del pasado sábado para marcharse de viaje familiar. Una ausencia que pidió que no se interpretara como «boicot» puesto que sí acudieron todos los presidentes de distrito. La última posibilidad a la que apuntan voces de la formación es que se le pudiera ofrecer ir en la lista de las elecciones generales para entrar de diputado en el Congreso.