Imagen de archivo de una cárcel de la Comunidad Valenciana
Imagen de archivo de una cárcel de la Comunidad Valenciana - ABC
Sucesos

«Soy un hombre y tengo mis necesidades»: piden 18 años de cárcel a un maltratador por violar a su novia

La Fiscalía también acusa al procesado de agredir e insultar a su pareja delante de la hija menor de ambos

VALENCIA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Soy un hombre y tengo mis necesidades y la única que siente amor aquí eres tú». Con es argumento violó a su novia, a la que maltrataba de forma habitual,en la localidad alicantina de Santa Pola. Ahora, se enfrenta a un petición de dieciocho años de prisión. La sección primera de la Audiencia Provincial de Alicante juzgará el próximo miércoles a este hombre, que está acusado de maltratar, insultar y violar a su pareja sentimental, entre los meses de enero y julio de 2016, en la vivienda familiar que compartían en Santa Pola, de acuerdo con la información suministrada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).

La Fiscalía pide provisionalmente para el procesado una pena de dieciocho años y seis meses de cárcel por un delito de maltrato habitual, otro de agresión sexual, un delito contra la integridad moral, dos delitos de malos tratos y otros dos de amenazas.

Según relata la acusación pública en su escrito de conclusiones provisionales, el hombre ultrajaba de forma frecuente a su compañera sentimental, llegó a agredirla un día mientras él tenía a la hija común, menor de edad, en brazos y la agredió sexualmente el 14 de julio del citado año mientras le decía que «soy un hombre y tengo mis necesidades» o «la única que siente amor aquí eres tú».

El hombre ultrajaba de forma frecuente a su compañera sentimental

Un día antes, la misma sección primera de la Audiencia de Alicante juzgará a otro hombre para el que la Fiscalía solicita una pena de dieciséis años de cárcel y veinte días de localización permanente al acusarlo de violar a su mujer en una ocasión, así como de maltratarla de forma habitual -hasta el punto de hacerle dormir en el suelo con el argumento de que la víctima era «un animal»- coaccionarla e injuriarla.

La agresión sexual se produjo en junio de 2011 y fruto de ella la mujer quedó embarazada de su hijo menor, de acuerdo con la versión relatada por el Ministerio Público en su calificación de los hechos. La Fiscalía sostiene que en la relación eran frecuentes los insultos y la violencia física del acusado hacia su pareja, que supuestamente le abofeteaba, le daba patadas y tirones del pelo diciéndole improperios como «mientras te duele no tienes relación con otros».

El procesado también dejaba a menudo, según la Fiscalía, encerrada a la mujer en casa bajo llave, le impedía acudir al médico o la obligaba a dormir en la alfombra de una habitación o en el salón con el argumento de que ella era «un animal y los animales deben dormir en el suelo».