Imagen de archivo de una reunión de los portavoces parlamentarios en las Cortes
Imagen de archivo de una reunión de los portavoces parlamentarios en las Cortes - ROBER SOLSONA
Política

Los grupos ignoran de nuevo los avisos a las Cortes Valencianas de que tienen que justificar sus gastos

Enric Morera se ve forzado a trasladar por escrito las advertencias de la Sindicatura de Comptes por la falta de transparencia del destino de las subvenciones

VALENCIA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La inacción de los grupos de las Cortes Valencianas por justificar el destino de las subvenciones que reciben por su representación continúa. Las advertencias ante la falta de transparencia se acumulan mientras los partidos las ignoran. La última, de nuevo, vino en julio de la Sindicatura de Comptes, encargada de fiscalizar las cuentas de las instituciones y organismos. Pedía el detalle de los gastos en el Parlamento sin éxito.

El presidente de la Cámara, Enric Morera, nada más revalidar su puesto, manifestó la intención de convocar el mes pasado la comisión de Gobierno Interior, que se celebra a puerta cerrada y sin dar cuenta a los medios de comunicación. Pero la cita nunca llegó a producirse y desde el Parlamento argumentaron que se pospondría a septiembre cuando se iniciara el nuevo período de sesiones.

No hay fecha para la reunión, pero Morera ya se ha visto obligado a trasladar otra vez el problema a los grupos ante las reiteradas peticiones de la Sindicatura y la escasa capacidad de respuesta. Para ello, ha decidido remitir un escrito a los portavoces en el que recuerda que la Presidencia ha formulado en diversas ocasiones la propuesta de que se adopte entre todos los partidos un acuerdo para avanzar en la regulación de la contabilidad en relación a las subvenciones por funcionamiento que cobran.

Incide, igualmente, en que el informe de julio de la Sindicatura va en sintonía con las recomendaciones del Síndic de Greuges y de la Agencia Antifraude.

Por todo ello, Morera informa de que, en la medida en que no exista una conformidad antes del próximo procedimiento de fiscalización de la Cuenta General de las Cortes -correspondiente a 2018-, las peticiones de documentación se atiendan. Éstas, continúa, «se trasladarán por esta Presidencia a los grupos para que aporten la documentación que se solicite o formulen ante la Sindicatura de Comptes las alegaciones que consideren oportunas». En definitiva, avisa a los partidos de que los próximos requerimientos del órgano fiscalizador los tendrán que gestionar ellos mismos.

Actualmente, cada grupo recibe al mes 10.500 euros fijos. A lo que se le añaden 1.400 euros por parlamentario y otros 1.033 euros, también por diputado, para personal. Al año, el total suma más de dos millones de euros. Las nóminas de sus señorías también tienen una parte fija de unos 2.400 euros mensuales, que va aumentando con complementos, desde los de dedicación exclusiva a los de presidencia o asistencia a comisiones (al margen de otros cargos como la portavocía de grupo).

Un caso específico es el del desplazamiento, cuya cantidad varía dependiendo del número de veces que acuden a las Cortes y de la distancia recorrida. Los diputados cobran 0,32 euros el kilómetro si residen fuera de Valencia. El problema viene cuando se ha de abonar este dinero pese a contar con un piso alquilado en Valencia, lo cual se da en algún caso.