Juan Ramón Adsuara, en una imagen de archivo
Juan Ramón Adsuara, en una imagen de archivo - ROBER SOLSONA
Políticia

El grupo del PP en la Diputación de Valencia, el primer gran reto de Adsuara como líder provincial

Mari Carmen Contelles y Javi Montero centran el debate para la corporación

VALENCIAActualizado:

Los movimientos en el PPCV no cesan. Aunque con discreción, las reuniones y conversaciones para configurar el grupo en la Diputación de Valencia está siendo una de las decisiones más importantes que se encuentra meditando Juan Ramón Adsuara, presidente de la gestora en la provincia de Valencia, quien ha cogido las riendas del partido a este nivel a la espera del congreso que lo ratifique como líder.

Este jueves a las 19.00 horas finaliza el plazo para presentar los avales para diputado provincial en las Juntas de Gandía, Xátiva, Llíria, Sagunto o Valencia. Los apoyos que se necesitan son el de un tercio de los concejales por partido judicial. Una vez se cumpla este límite, la gestorá deberá formalizar la lista a la Diputación.

Lo que ocurra no es menor. Adsuara se ha estado moviendo para negociar los nombres con las comarcas, pero otros factores influyen. Por ejemplo, los deseos de diferentes sectores. Desde la incorporación o no de Mari Carmen Contelles -la hasta ahora portavoz de la corporación provincial y persona de confianza de Isabel Bonig que algunas voces sitúan más fuera que dentro- hasta otro de los escollos que ha surgido en los últimos días: Javi Montero.

El portavoz popular en Picanya es considerado un «cunero» en este municipio, pero se trata de alguien muy cercano al diputado nacional Luis Santamaría y mantiene una relación personal con Pablo Casado. Muchos dan por hecho su entrada en la Diputación, a la vez que vaticinan que no ocurrirá lo mismo con Contelles.

Es por todo ello que en la lista definitiva que presente Adsuara se vislumbrará el grado de liderazgo. Si consigue armar un equipo propio en el cual se alce como portavoz -su intención va en este sentido- o si finalmente cede al juego de voluntades de otros dirigentes. Entre los nombres de los que se puede rodear se encontrarían referentes de la gestora como Juan Giner (próximo, además, a María José Catalá).

No son pocas las voces que entienden que ha de tener determinación en este sentido. Más todavía cuando está pendiente el congreso -previsiblemente en otoño- al que tiene pensado presentarse, en principio y salvo sorpresa, sin un contrincante con posibilidades reales.

De hecho, aunque la parlamentaria autonómica Elena Bastidas ha llegado a sonar como la apuesta de Bonig para presidenta provincial, su papel parece, según fuentes populares, más destinado a ser la mujer fuerte de la líder del PPCV en la provincia pero sin presidir el partido -podría incorporarse como cargo posteriormente en la dirección que configure Adsuara-.