Isabel Bonig, en la sede del PPCV
Isabel Bonig, en la sede del PPCV - MIKEL PONCE
Política

Adsuara mueve ficha en el PP de Valencia con el apoyo de Génova y Bonig asegura que tiene su confianza

El exdiputado Juanvi Pérez, de la órbita de Vicente Betoret, se presentará al congreso provincial para presidir el partido

La posibilidad de que la dirección nacional quiera a Maroto de senador causa revuelo entre los populares valencianos, que lo ven «desacertado»

VALENCIAActualizado:

El PP vive complicados momentos tras los resultados electorales. Y el valenciano no es una excepción. La sintonía de la cúpula regional y la nacional no parece del todo buena, y durante las últimas horas han tenido lugar movimientos que hacen entrever que la tensión entre diversos sectores podría ir en aumento los próximos meses. Una de las cuestiones pendientes más importantes es el asentamiento de liderazgos a nivel provincial y local, donde el partido está dirigido por gestoras.

Como ha venido informando ABC, la idea de Juan Ramón Adsuara desde el momento en el que se situó al frente de este órgano fue optar a presidir el partido, al igual que la de María José Catalá en el caso de la ciudad de Valencia. Los plazos de los congresos todavía no están cerrados, aunque se apunta a otoño para el provincial. Una fecha en la que también estaría de acuerdo la dirección nacional pero que no es del todo compartida por la cúpula del PPCV al entender que la formación no está preparada para nuevos enfrentamientos tan pronto y necesita descansar.

Pese a que todavía se encuentra todo pendiente, Adsuara ya ha decidido dar el primer paso avalado por sus resultados en Alfafar (el único municipio grande donde el PP ha obtenido mayoría absoluta). Este miércoles, en declaraciones públicas, confirmaba que iba a asumir las funciones de una presidencia provincial. Reflotará la estructura del partido, coordinará los pactos municipales y se encargará de la confección del grupo en la Diputación de Valencia.

En definitiva, cogerá las riendas como líder de forma efectiva. Para todo ello, según confirman fuentes populares, cuenta con el apoyo de la dirección nacional, con la que mantiene una interlocución constante. La cual, precisamente, le colocó al frente de la gestora en octubre del pasado año para apaciguar la provincia tras la tensa batalla vivida entre Vicente Betoret y Mari Carmen Contelles.

Algunas voces apuntaban a que la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, tuviera como preferencia a Elena Bastidas para dirigir el partido a nivel provincial y a Contelles como portavoz del grupo en la Diputación (puesto que ocupó en la anterior legislatura). Públicamente, sin embargo, este mismo jueves ha querido mostrar su respaldo a Adsuara, una persona que al menos hasta ahora sí era considerada cercana a ella. «Es de mi total y absoluta confianza, y está haciendo lo que le corresponde», ha afirmado, para a continuación negar que exista enfrentamiento entre ellos, destacar que mantienen una «magnífica relación» y asegurar que las palabras de ayer del alcalde de Alfafar estaban «consensuadas».

Sobre los congresos, ha indicado que se harán cuando toquen: «Ahora es momento de constituir los ayuntamientos, descansar un poco, y luego se abrirán los procesos en Valencia cuando las direcciones regional y nacional consideren».

La petición de calma no ha servido para que sigan los movimientos. Este jueves, el exdiputado nacional Juan Vicente Pérez comunicaba que optaría a la presidencia provincial también, como ha adelantado el periódico 20 minutos. El que fuera parlamentario en el Congreso durante varias legislaturas -y que no repitió en listas en estas elecciones- es una persona de la órbita de Vicente Betoret y, en declaraciones a ABC, ha confirmado su intención y ha cargado contra la gestión que se está llevando a cabo en el partido. En este sentido, ha criticado la división que han provocado los actuales dirigentes a nivel interno y que se haya abandonado a los municipios. Además, ha remarcado que le «vetaron» en la gestora.

Casado y senadores

Bonig ha abordado igualmente el almuerzo de varios dirigentes territoriales con Pablo Casado tras el comité ejecutivo del lunes, del cual ha trascendido que le manifestó su descontento por la estrategia demasiado escorada a la derecha de las elecciones generales. Así, ha rechazado que hubiera tensión. «Se habló con naturalidad, con distintas posturas, pero con tremenda lealtad», ha comentado. «Jamás defenderé el pensamiento único, especialmente en el PP», ha añadido, haciendo hincapié en «la batalla ideológica desde la moderación y sin sectarismos ni dogmatismos».

La presidenta del PPCV se ha referido igualmente a las informaciones de varios medios que publican que la dirección nacional se podría plantear nombrar senador territorial valenciano al vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto, para darle la portavocía del grupo en la Cámara Alta. «Será Alberto Fabra. Punto y pelota», ha afirmado tajante. Según ha apuntado, no ha hablado con Génova al respecto ni nadie le ha llamado para trasladarle que exista esta intención. La posibilidad de que fuera así ha generado mucho revuelo a lo largo de la jornada, y desde la dirección regional lo verían desacertado cuando, además, la propuesta de los senadores ha de partir del grupo popular de las Cortes Valencianas.