Imagen de un vaso de horchata rodeados de varias chufas
Imagen de un vaso de horchata rodeados de varias chufas - ABC
Consumo

La NASA incluye la horchata de chufa entre los alimentos regenerativos para sus viajes al espacio

La bebida de origen valenciano cuenta con propiedades cardiovasculares similares a las del aceite de oliva

VALENCIA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La chufa de Valencia ha llegado por primera vez a todo el mundo y el siguiente reto pasa por saltar a los viajes al espacio de la mano de la NASA. El tubérculo del que se extrae la horchata ha comenzado a comercializarse este año de la mano de la empresa Chufi en Oceanía, con lo que ya está presente en los cinco los continentes.

Más allá de ser la bebida refrescante por excelencia del verano, diversos estudios médicos avalan las múltiples propiedades beneficiosas para el organismo del consumo de horchata producida con la materia prima que proporciona la Denominación de Origen de la Chufa de Valencia.

La auténtica horchata que ahora acaban de descubrir los australianos lleva años encadilando paladares exigentes, tanto por su sabor como por sus propiedades. De hecho, ya es una bebida que se estudia como referencia para los atronautas de la NASA y se especialmente valorada en latitudes tan dispares como Italia, China, Japón, Hong-Kong, Corea del Sur, Filipinas, Ghana, Mauritania, Indonesia, Singapur o República Dominicana.

La agencia especial estadounidense ha catalogado a la horchata entre los «sistemas de soporte vital bioregenerativos» recomendados para sus tripulaciones. La NASA, de hecho, clasificó la chufa entre los alimentos de alto potencial estratégico para sus futuros viajes en el espacio siguiendo la estela iniciada por Rusia. Todo un espaladarazo que contribuyó a consolidar a la bebida clásica valenciana en los linales de la supemercados veganos de Estados Unidos.

Una bebida energética

De hecho, diversos estudios del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universitat de València constatan que la horchata es «una bebida energética y nutritiva, de origen completamente vegetal y con propiedades cardiovasculares similares al aceite de oliva, que contribuye a disminuir el colesterol y los triglicéridos, por su alto indice de ácido oleico».

La Denominación de Origen de la Chufa recalca que, además, este producto típico de la temporada estival «no tiene lactosa ni fructosa y si no se le adiciona sacarosa extra, la horchata de chufa puede ser perfectamente consumida por el paciente diabético obeso, al que su contenido en arginina ayudará debido a sus propiedades insulinógenas».

Ventajas nutricionales

El informe elaborado por el CSIC acerca de las propiedades de la horchata natural revela algunos de los beneficios que esta bebida de chufa tiene para la salud. se ha detectado en la horchata natural la huella de una presencia significativa de fosfolípidos (un tipo de lo que se llaman «grasas sanas»), destacando el ácido fosfatídico (Phosphatidic Acid, PA). La importancia de este descubrimiento es debido a que los fosfolípidos constituyen parte esencial de las membranas celulares.

Además de combatir los efectos del calor, la horchata ofrece ventajas nutricionales respecto a los refrescos no alcohólicos. Así, carece de cafeína u otro estimulante, lo que faculta su consumo en niños, embarazadas y ancianos. En su composición, además, no entra el ácido fosfórico, con lo que no «roba» calcio de los huesos ni altera la dentición.

El consumo de horchata contribuye a disminuir el colesterol y los triglicéridos, por su alto indice de ácido oleico

Los productores de chufa recalcan también que «si no se le añade azúcar tiene menor densidad calórica que los refrescos edulcorados de empleo habitual, y además sus calorías no son vacías, ya que se acompaña de otros nutrientes de los que éstos carecen».

Propiedades digestivas

La horchata tiene además propiedades digestivas derivadas de su contenido en aminoácidos y almidón, que además de ser astringente funciona como fibra soluble a nivel colónico porque un porcentaje cercano al veinte por cient no se absorbe en intestino delgado, y también en enzimas como amilasa y lipasa, que apoyan la normal digestión gastrointestinal, por lo que puede emplearse como prebiótico, es decir, sustancia que favorece la acción de los probióticos o bacterias acidófilas intestinales beneficiosas, por ejemplo en la prevención y tratamiento de aquellas diarreas debidas a infección viral (como las estivales), en la diarrea del «viajero» y en las diarreas postantibioterapia.