Imagen de Gonzalo Gortázar tomada este martes en Valencia
Imagen de Gonzalo Gortázar tomada este martes en Valencia - EFE
Economía

CaixaBank rechaza el impuesto a la banca que exige Podemos al futuro Gobierno

La entidad reduce un 24,3% su beneficio por la ausencia de ingresos extraordinarios

VALENCIAActualizado:

La ausencia de ingresos extraordinarios lastró un 24,3 por ciento el beneficio de CaixaBank en el primer trimestre de 2019 en relación al mismo periodo del año anterior. La entidad con sede en Valencia sumó unas ganancias a cierre de 31 de marzo de 533 millones frente a los 704 del ejercicio precedente. Con todo, el consejero delegado del banco, Gonzalo Gortázar, resaltó la «capacidad competitiva» de la entidad, que ha logrado incrementar en 11.000 millones de euros los recursos de clientes.

De hecho, el resultado de CaixaBank hubiera aumentado un 4,3 por ciento sin el impacto de los extraordinarios, que sumaron el pasado año los 193 millones de euros desglosados en los 63 obtenidos por la venta de Repsol; los 76 que aportó la reclasificación contable de BFA; y los 54 que supuso la revalorización de la participación del banco portugués BPI en la cervecera Viacer.

La entidad atribuye su evolución –penalizada este martes por la Bolsa– a razones ajenas al negocio bancario y esgrimió que el grupo ha reducido la morosidad hasta el 4,6 % mientras que los saldos considerados dudosos descienden 212 millones y se sitúan en 10.983 millones.

Aviso al Ejecutivo

La entidad presidida por Jordi Gual presentó sus cuentas trimestrales solo dos días después de la celebración de las elecciones generales y su consejero delegado no desaprovechó la oportunidad de dirigirse al futuro Gobierno.

Al respecto, su consejero delegado se mostró especialmente crítico con la posibilidad de nuevos impuestos a la banca –conforme planteó durante la campaña Podemos– en el escenario político que se abre tras los comicios y recalcó que «nosotros no somos responsables de los errores y del dinero que han costado otras entidades».

Gortazar recordó que CaixaBank «ya ha contribuido con 4.700 millones de nuestros bolsillos» en concepto de devolución de preferentes y contribución al fondo de garantía y al fondo único de resolución, además de abonar cada año el impuesto de sociedades.

CaixaBank considera que el nuevo Ejecutivo debe dar prioridad al crecimiento económico y el mantenimiento de «la disciplina presupuestaria», además de la mejora del mercado laboral, un pacto sobre las pensiones y la reducción de las desigualdades.

«Diálogo» sobre Cataluña

CaixaBank, que estableció su domicilio social en Valencia para blindarse ante los efectos del proceso soberanista catalán insistió ayer en reclamar a las fuerzas políticas «diálogo con respeto al marco legal» ya que, según verbalizó su máximo ejecutivo, «por muy difícil que parezca se debe llegar a un gran acuerdo que sea positivo para Cataluña y España».