María José Catalá, en un mitin
María José Catalá, en un mitin - ROBER SOLSONA
Política

María José Catalá se presentará para presidir el PP en Valencia tras las elecciones

La candidata popular al Ayuntamiento considera que el liderazgo en la ciudad ha de ser único en un primer momento y se plantea la bicefalia para más adelante

VALENCIAActualizado:

Las elecciones municipales del próximo domingo dejarán multitud de lecturas en todos los partidos. Vencedores, perdedores, pactos de Gobierno, equilibrios internos... y el PP, desde luego, no será una excepción. El duro golpe del pasado 28 de abril (con la pérdida de 12 escaños en la Comunidad Valenciana) puede convertirse en alivio si mejoraran en apoyos o ahondar en la herida si se mantiene el efecto.

Los populares confían en que se producirá una transferencia importante de votos de Vox hacia ellos nuevamente, lo que les daría cierto oxígeno. Aunque el objetivo lógico es gobernar en Valencia, habría igualmente cierto consuelo con la recuperación de espacio pese a que esa transferencia de apoyos supusiera que Vox no entrara en el Ayuntamiento finalmente. La mirada a largo plazo es, realmente, volver a convertirse en la clara opción del centro derecha y aumentar la distancia con el resto (especialmente con Ciudadanos).

La evaluación interna de todo lo sucedido llegará a partir de la semana que viene, y los movimientos en el partido parecen inmediatos. Para empezar, deberán consolidarse los liderazgos a nivel provincial y local, donde el PP está dirigido por dos gestoras actualmente. Los congresos en su momento aplazados tendrán que celebrarse, y se prevé que puedan tener lugar antes de final de año.

Quién se presentará y si habrá «combate» es la gran incógnita. En el caso de Valencia ciudad, María José Catalá aspirará a la presidencia, según confirma en una entrevista con ABC. «Mi proyecto ahora es Valencia. Estoy ya sentando las bases. He conseguido en cinco meses generar un ambiente de comunicación entre distintas sensibilidades», afirma.

Su modelo no será inicialmente la bicefalia (presidencia del PP diferenciada) como mantuvo Rita Barberá o ella misma en Torrent. En su opinión, era una fórmula óptima porque en la etapa de Barberá «había una dirección absolutamente alineada con la alcaldía». «Para eso el partido tiene que estar muy fuerte y muy sólido, y creo que inicialmente lo mejor es que haya un único liderazgo. Eso no quita que con el tiempo se pueda plantear la bicefalia. No quiero concentrar todo el poder ni la capacidad de decisión en mí, pero para armar los pilares pienso que es necesario», reflexiona. Si tendrá un rival con opciones de disputarle el cargo es la pregunta, cuya respuesta llegará más adelante.

En cuanto a la provincia, la gestora está dirigida por el alcalde de Alfafar, Juan Ramón Adsuara. Tras la batalla entre Vicente Betoret y Mari Carmen Contelles, lo que puede ocurrir de cara al congreso se encuentra en el aire. Adsuara está bien considerado en Génova y hace meses manifestó su intención de presentarse para presidir la formación, pero Betoret no parece que haya dejado de lado sus aspiraciones orgánicas. Las elecciones también podrían dejar algún liderazgo destacado en municipios grandes, con lo que habrá que esperar.