El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente catalán, Quim Torra
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente catalán, Quim Torra - JAIME GARCÍA

Pacto de socorro mutuo entre Sánchez, Torra y Colau

Podemos quiere aprobarle los presupuestos al gobierno catalán a cambio del apoyo independentista a las cuentas de Pedro Sánchez y Ada Colau

BarcelonaActualizado:

Pedro Sánchez, Ada Colau y Quim Torra. Todos ellos, dirigentes de diferente color que adolecen de un mismo mal: una falta de apoyos que estrangula su acción de gobiernoy que dificultan la aprobación de sus respectivos presupuestos. Para tratar de sortear esta situación. Podemos ha puesto sobre la mesa una fórmula de intercambio de apoyos entre las distintas adminstraciones que permita salvar los muebles a Colau en Barcelona, a Torra en la Generalitat y a Sánchez en el Congreso.

«No pedimos a nadie que renuncie a sus máximos, pero para resolver las necesidades urgentes hace falta llegar a un acuerdo de mínimos y para eso hacemos un llamamiento a la responsabilidad. No hay que mirar en pequeño y mirar sólo a Cataluña. (...) Necesitamos un acuerdo que sea global, de todas las administraciones». Con estas palabras, la líder de los Comunes en el Parlament, Jéssica Albiach, reiteró la oferta lanzada hace unos días por Ada Colau.

Fórmula simple

La fórmula dibujada por Podemos y los Comunes es simple. Intercambiar apoyos. El independentismo podría contar con sus ocho votos para sacar adelante los presupuestos de la Generalitat si, por contra, Torra y Aragonès obligan a sus regidores que apoyen las cuentas de Ada Colau en Barcelona y, además, se unen a las filas de Pablo Iglesias para negociar el apoyo de Podemos a los Presupuestos Generales del Estado en el Congreso. Punto este último, ya encarrilado ante las cámaras.

Por ahora, la fórmula no cuenta con el apoyo explícito del Gobierno. Pedro Sánchez ha rubricado hoy un pacto con Iglesias para sacar adelante sus cuentas con los votos de Podemos aunque para un resultado satisfactorio, necesita sumar al pacto los votos del PNV, el PDECat y ERC. Ahí entra este pacto de «socorro mutuo» entre la Generalitat, el Estado y el Ayuntamiento de Barcelona.

La propuesta de los Comunes fue recibido con cordialidad pero con discrepancias por parte del Gobierno catalán, que desde el Parlament reconocía que los votos de Catalunya En Comú-Podem son determinantes para aprobar sus cuentas después de perder cuatro votos en su mayoría (los de Puigdemont y otros tres diputados de Junts per Catalunya). ¿El motivo? El conflicto jurídico-parlamentario vivido estas últimas semanas al calor de la suspensión de los votos decretada por el juez del Supremo Pablo Llarena.

«¿Cuál es su propuesta en este pacto a tres, entre Estado, Ayuntamiento y gobierno de la Generalitat, sobre el derecho a la autodeterminación? ¿Cuál es el límite que ponen ustedes para llegar a un acuerdo con el Estado para el derecho a la autodeterminación?» advirtió Torra tras escuchar la propuesta de Colau, reiterada ayer en la cámara catalán por Albiach.

Encuentro y distanciamiento en horas

Horas más tarde, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y el vicepresidente catalán, Pere Aragonès (ERC), departieron en una cena empresarial celebrada en Barcelona. De ese encuentro, Calvo salió tan satisfecha que expresó ante las cámaras que los independentistas parecías dispuestos a aprobarle las cuentas a Sánchez. Incluso insinuó que los republicanos podrían dar un «sí» a los presupuestos. Sin embargo, el propio Aragonès se apresuró a negar dicha predisposición y exhortó de nuevo al Gobierno a hacer priemro «pasos» en la causa contra los líderes del «procés».

Este mediodía, la vicepresidenta ha aprovechado sus últimas horas en la ciudad condal para mantener un encuentro aparentemente improvisado con la portavoz del Govern, Elsa Artadi. Según fuentes de la Vicepresidencia el encuentro ha tenido lugar en la estación de Sants, poco antes de que Calvo cogiera el AVE para volver a Madrid desde Barcelona.