El presidente catalán Quim Torra, en el Palau de la Generalitat durante su toma de posesión
El presidente catalán Quim Torra, en el Palau de la Generalitat durante su toma de posesión

CataluñaLa toma de posesión del Gobierno de Quim Torra, en el aire

Ni el BOE ni el Diario Oficial de la Generalitat publican el nombramiento de los consellers del nuevo Govern

Disparidad de voces en el bloque independentista, donde ERC pide un «Gobierno efectivo» la CUP apuesta por seguir el pulso con el Estado

BARCELONAActualizado:

Quim Torra es presidente, pero un presidente sin Gobierno. Aunque estaba previsto que hoy tomarán posesión de sus cargos los «consellers» del nuevo Ejecutivo catalá, este paso sigue hoy en el aire, al no haberse publicado en el BOE ni en el Diario Oficial de la Generalitat el decreto de nombramientos de dichos cargos - entre los que había dos exconsejeros de Puigdemont presos en Estremera-. Asimismo, dos de las diputadas en Cortes nominadas como consejeras por Torra -las republicanas Teresa Jordà y Ester Capella- reconocían ayer en los corrillos del Congreso que no habían sido citadas y que no irían este miércoles a Barcelona.

Por su parte, el flamante presidente independentista (que había anunciado su intención de que hoy tomaran posesión de sus cargos los nuevos consejeros autonómicos) mantiene su previsión de restituir como consellers a Jordi Turull y Josep Rull, en prisión preventiva, y a Antoni Comín y Lluís Puig, huidos a Bélgica, pese a la postura en contra del Gobierno y los partidos en la oposición, que ven inviable que puedan ejercer sus cargos. Así las cosas, el presidente catalán ha insistido ante el Gobierno que no puede vetar a estos consellers por no existir, a su juicio, impedimentos legales para su nombramiento, y advirtió ayer con tomar medidas si no se publicaba el decreto en los boletines oficiales, cosa que a día de hoy, todavía no ha sucedido.

En un intento más de desbloquear una situación agónica que no permite el inicio del «Gobierno Torra» el secretario del Govern, Víctor Cullell, remitió ayer una carta al Gobierno en la que advertía de que «la posible negativa a la autorización por parte del Estado de la publicación en el DOGC (del decreto de nombramientos) podría entenderse como una atribución genérica e ilimitada de control de las funciones del presidente de la Generalitat y un desapoderamiento de las funciones que el Estatuto de autonomía le atribuye».

«Una burla a los catalanes»

Por su parte, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, defendió este martes la decisión del Gobierno de bloquear la publicación del decreto de nombramientos del nuevo Govern de la Generalitat al incluir dos personas presas y dos fugadas en Bélgica. «Nos parece no solo que es contrario a la ley sino que es una burla a los catalanes», aseguró el ministro. Asimismo, cuestionado sobre el fundamento jurídico de esta medida, Catalá respondió que el Derecho «avala siempre la razón y el sentido común. Estamos estudiando los argumentos jurídicos. El Gobierno siempre va a moverse y actuar con decisiones fundadas en Derecho». Por su parte, la oposición constitucionalista cierra filas con el Gobierno central y mantiene sus críticas a los nombramientos de Torra, que interpretan como una nueva provocación.

Ciudadanos no solo se opone al nombramiento de los consellers huidos o en prisión, sino que ha anunciado además que presentará un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para pedir la nulidad de la toma de posesión de Torra como presidente de la Generalitat, por no haberse comprometido a acatar la Constitución y el Estatut al prometer el cargo. Por su lado, el secretario de Organización del PSC, Salvador Illa, urgió a Torra a que rectificara «cuanto antes» el nombramiento de consellers en prisión y en el extranjero.

Los Comunes, con la CUP

El bloque independentista exhibe una cierta disparidad de argumentos alrededor de la cuestión de los consejeros. ERC continúa reivindicando un Govern efectivo y ve con preocupación que los nuevos consellers aún no hayan podido tomar posesión pero ha optado por no mostrar públicamente su descontento. En Junts per Catalunya cierran filas con la estrategia de Torra y la CUP exige que los consellers tomen posesión, al margen de si los nombramientos estén o no publicados en el DOGC. En esta ocasión, los Comunes han decidido alinearse con las posiciones más duras del independentismo asegurando que para ellos no existe «ninguna razón» para que los consellers no tomen posesión.