Carles Puigdemont, en Waterloo
Carles Puigdemont, en Waterloo - EFE

Carles Puigdemont: «Dejarme pudrir en el exilio también es un tipo de castigo»

El expresidente considera que «el mejor escenario» es que no lo extraditen

BarcelonaActualizado:

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont tiene miedo a pasarse buena parte de su vida en su «exilio» a Bélgica. No en vano, lleva más de un año fugado de la Justicia española en Waterloo y teme que su situación se alargue «sine die». «Dejarme pudrir en el exilio para que nadie me escuche también es un tipo de castigo», lamentó ayer en una entrevista con la agencia norteamericana AP.

Sin embargo, Puigdemont considera que «el mejor escenario» es que no lo extraditen. «Pasaré muchos años aquí», opinó antes de asegurar que una sentencia condenatoria en el juicio al referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 que comenzará la próxima semana en el Tribunal Supremo legitimará la independencia.

«Ese momento llegará y, cuando llegue, tendremos toda la legitimidad para tomar las decisiones que ya hemos decidido en el Parlament y ratificado en un plebiscito», destacó el exalcalde de Gerona. No obstante, resulta curioso que Puigdemont se refiera al 1-O como «plebiscito» y no como «referéndum» como ha hecho el independentismo hasta ahora. «Estamos en este camino y no dejemos que nadie lo olvide porque, pese a los inconvenientes, es válido y se puede activar cuando tengamos la convicción y la certeza», resume el exalcalde de Gerona.