Momento en el que el furgón policiial conducía a los acusados a declarar ante el juez - EFE | Vídeo: AT

Prisión provisional para los cuatro integrantes de la manada de Manresa

La versión de la menor, de 17 años, es «coherente en todo momento», según la juez, y refuerza la acusación de agresión sexual

La magistrada valora la «intimidación y violencia» ejercida para vencer la resistencia de la agredida

BarcelonaActualizado:

El juzgado de instrucción número siete de Manresa (Barcelona), en funciones de guardia, ha decretado esta tarde prisión provisional comunicada y sin fianza para los cuatro acusados de violar a una menor de 17 años en pasado fin de semana en esta localidad barcelonesa.

Tres de los detenidos, que rondan los veinte años, se acogieron a su derecho a no declarar, mientras que un cuarto sí respondió a las preguntas de todas las partes. Todos los detenidos necesitaron intérprete, ha informado el TSJC mediante una nota. En la jornada de hoy también ha declarado la víctima, que lo hizo asistida de una piscóloga del Servicio de Emergencias.

A partir de las declaraciones, la juez describe lo sucedido el pasado 13 de julio, cuando la joven acompañó voluntariamente a una vivienda de Manresa a un grupo de chicos de origen magrebí que acababa de conocer en la vía pública.

Una vez allí, relata la juez, la menor consumió alcohol y cannabis. Tras bailar con uno de los chicos, éste "le dijo que la veía mal y que debía ir a dormir", conduciéndola a una estancia en la que había un colchón en el suelo. Allí la desnudó y la penetró vaginalmente a pesar de que "la víctima manfestó en todo momento que la dejase". Lo mismo sucedió con hasta tres chicos más, aunque en uno de estos casos la agredida no pudo precisar si hubo penetración.

Según precisa la juez, en los cuatro casos "la menor manifestó verbalmente y de forma clara que no quería mantener relaciones sexuales y les dijo que parasen, intentando apartarlos sin conseguirlo". "La menor quiso marcharse", prosigue, pero uno de los acusados le ofrecía más alcohol. La menor se vistió rápido, dejándose las bragas y un cosmético. Ambos elementos fueron encontrados en el posterior registro que efectuaron los Mossos, precisa la interlocutoria como elemento probatorio.

«Intimidación/violencia»

El Ministerio Fiscal califica los hechos como un delito de agresión sexual dado el estado de vulnerabilidad de la víctima, y "valora la intimidación/violencia ejercida por los investigados para vencer cualquier resistencia", ponderando también que se trata de una agresión sexual en grupo. El juez justifica la prisión provisional con el hecho de que dicha conducta está castigada con hasat 15 años de cárcel.

Aunque la defensa de los acusados puso de manifiesto alguna contradicción entre las declaraciones de la denunciante en sede policial y ante el juez, estas no son relevantes dado el estado de ebriedad de la menor, apunta la magistrada. En el mismo sentido, la juez detalla que la declarante es "coherente en todo momento". Un testimonio en el lugar de los hechos también ratificó su versión, reforzada por las llamadas al 112 que hizo la menor pidiendo ayuda, una de las cuales con el móvil de uno de los presuntos agresores.

Se da la circunstancia de que la pasada semana concluyó en Barcelona el juicio contra la conocida como "Manada de Manresa", integrada por seis jóvenes que violaron, por turnos, a una menor aprovechando que estaba ebria y apenas se mantenía consciente durante un "botellón" en una fábrica abandonada en octubre de 2016, además de un séptimo que se masturbaba sin impedir los hechos.