Una imagen de «Everybody's Everything», documental dedicado al trapero Lil Peep
Una imagen de «Everybody's Everything», documental dedicado al trapero Lil Peep - ABC

Lil Peep, David Bowie, PJ Harvey y todas las vidas que caben en un documental musical

El festival In-Edit llega a su XVII edición con cintas dedicadas a las músicas urbanas, el nacimiento de sellos discográficos o legendarios historias de amor

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un japonés obsesionado hasta tal punto con Jimmy Page que toda su vida está construida a imagen y semejanza del guitartarista de Led Zeppelin; el fugaz y atormentado estrellato de un trapero que se estrelló con apenas 21 años; la historia de Berlín vista a través de los ojos insomnes de los porteros que custodiaban los clubs de la ciudad mientras caía el muro, la misteriosa existencia del compositor Giacinto Scelsi; la ópera de Sichuan como puente entre culturas; los años oscuros en los que David Bowie apenas podía imaginar que se convertiría en uno de los mayores astros del pop… «¿Cuál es la historia?», se pregunta el In-Edit en unos carteles promocionales por los que desfilan PJ Harvey, Kate Nash, Niño de Elche y Michael Hutchence.

Una pregunta que, visto lo visto, se responde sola. O sino sola, por lo menos sí que de la mano del programa del XVI Festival de Documental Musical, cita que regresa a la cartelera barcelona entre 24 de octubre y el 3 de noviembre para poner el foco no en los artistas ni en los grandes nombres sino en el contenido del relato. Así, que, ¿cual es la historia? «Lo que nos interesa son las historias que nos ayudan a entendernos mejor y a entender la sociedad», señala Luis Hidalgo, director artístico de una cita que, fiel a su ADN, rastrea también el signo de los tiempos para constatar que «las cosas están cambiando».

Tiempos de cambio

«Llegan artistas de nuevas generaciones y con un lenguaje diferente y la mujer como artista cada vez tiene más presencia», destaca Hidalgo. Lo primero queda claro con «Everybody’s Everything», cinta inaugural que reconstruye la infancia del trapero Lil Peep,fallecido de sobresodosis pocos meses antes de publicar su primer disco. De lo segundo, por su parte, dan buena cuenta cintas como «A Dog Called Money», centrada en los viajes a Kosovo Afganistán y Washington DC que ayudaron a PJ Harvey a dar forma al disco «The Hope Six Demolition Project»; y «Underestimate The Girl», retrato al natural de una Kate Nash que iba para ídolo pop pero que acabó tomando otro camino.

En la sección oficial internacional, personajes complejos y enigmáticos como Giacinto Scelsi, precursor de de la música drone, o David Gonçalves, encarnación viviente y algo gafada del fado, comparten protagonismo con la lenta descomposición de la banda inglesa Slow Club o la reflexión sobre la autoría que se esconde tras el himno pop «Who Let The Dogs Out». El apartado nacional tampoco le va a la zaga y, además de «Si me borrara el viento lo que yo canto», documental de David Trueba sobre el disco clandestino del cantautor Chicho Sánchez Ferlosio, hijo del fundador de Falange Rafael Sánchez Mazas, presenta cintas dedicadas José Menese, Niño de Elche o el paso por la Barcelona de los ochenta de Keith Haring. Mención especial merece «The Rise Of The Synths», producción barcelonesa de ambición internacional que explora el repunte del synthwave con voz del mismísimo John Carpenter.

El genio tempestuoso de Miles Davis, la eclosión del thrash metal en el San Francisco en los ochenta, la vida (y muerte) del líder de INXS Michael Hutchence, las (algo más que) palabras de amor que compartieron Leonard Cohen y Marianne Ihlen, la historia fundacional de Blue Note, o el viaje de un coro de hombres gay de San Francisco por el no siempre hospitalario sur de Estados Unidos completan el catálogo de historias de un festival que tendrán una versión algo más reducida en Madrid entre el 30 de octubre y el 3 de noviembre. De vuelta a Barcelona, el broche final llegará con «Ibiza: The Silent Movie», historia geopolítica y cultural de la isla contada por Julien Temple.