Oficinas de atención al ciudadanos del Ayuntamiento de Barcelona
Oficinas de atención al ciudadanos del Ayuntamiento de Barcelona - AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Los telefonistas del Ayuntamiento de Barcelona se alzan contra Colau

El servicio de atención ciudadana «010» lleva años externalizado y sus empleados denunciar precariedad y arbitrariedades

BarcelonaActualizado:

El servicio de atención ciudadana que el Ayuntamiento de Barcelona ofrece a través del teléfono gratuito «010» está desde este lunes en «huelga indefinida». Según denuncian los trabajadores, el consistorio de Ada Colau lleva tiempo desoyendo sus reivindicaciones, centradas en reducir la precariedad y aumentar la estabilidad de un servicio que ha cambiado varias veces de manos desde que fue externalizado.

«Tenemos convocada huelga diaria indefinida hasta que encontramos un acuerdo. Hoy el servicio ya no funciona y no hay servicios mínimos. Estamos esperando que el Ayuntamiento se siente a escucharnos, hasta ahora no ha habido manera que nos hagan caso», explica a ABC Ana Bladó, representante de CC.OO. en la empresa que lleva el servicio, Qualytel.

Según explican los responsables de los paros, cada vez que la concesión del teléfono ha cambiado de manos, los empleados han perdido toda la antigüedad acumulada y se han visto obligados a superar nuevos procesos de selección .«En este servicio hay muchas mujeres y cada vez que se cambia de empresa se pierden los beneficios negociados para cuidar hijos o personas mayores», añade.

En estos momentos, entre el 80 y el 90% de los empleados de esta empresa - a través de la cual los barceloneses pueden gestionar multas, peticiones, impuestos y trámites con la administración municipal- son mujeres que cobran casi la mitad de lo que percibirían si formaran parte del cuerpo de funcionarios del Ayuntamiento. «Estamos cobrando la mitad de sueldo que los empleados de las oficinas de atención al ciudadano. Ellos cobran más de 1.500 al mes y nosotras alrededor de 900 euros netos. Además, hacemos horarios de 16 y 35 horas semanales, es todo muy precario», alerta.

No es la primera vez que este servicio entra en huelga, en 2012 ya se realizaron paros, que acabaron cuando el Ayuntamiento hizo unas promesas que finalmente no se cumplieron. Ahora, desde Qualytelexgen a Colau que cumpla con sus propios manuales de subcontratación con criterios «sociales» que garanticen sueldos y jornadas dignas. «Somos la voz del Ayuntamiento», concluye Bladó.