Imagen de dos guardias urbanos realizando controles sobre un «bicitaxi»
Imagen de dos guardias urbanos realizando controles sobre un «bicitaxi» - Ajuntament de Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona pone freno a la marea de «bicitaxis»

Unos 2.000 vehículos turísticos de este tipo circulan por la ciudad, pero solo 510 están registrados

ABC
BarcelonaActualizado:

El Ayuntamiento de Barcelona ha intensificado el control a los «bicitaxis» que circulan por la ciudad con tal de reducir su presencia «drásticamente»s. ¿El motivo? «Barcelona no es Bombay. Aquí hay carriles bici que son para bicis; aceras para peatones, y un modelo de turismo que queremos que sea de calidad y respetuoso», explicó ayer el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni.

En su cuenta de Twitter, el consistorio ha anunciado este miércoles el aumento de controles en las zonas con mayor volumen de tráfico de estos «bicitaxis», como son el Front Marítim, la Avenida de la Catedral y el Paseo de Colón. Agentes de la Guardia Urbana comprobarán que cumplen con la Ordenanza de Circulación de Peatones y Vehículos, la cual establece que deben estar registrados, tener el seguro correspondiente y circular por los espacios adecuados.

En declaraciones a los medios, Collboni, acompañado por la concejal de Movilidad Rosa Alarcón, destacó que en julio se doblaron las confiscaciones de estos vehículos respecto a junio (con 122 el último mes), y ha dicho que esta forma de movilidad turística no encaja en el «modelo de turismo de calidad que quiere Barcelona». Se calcula que en la ciudad circulan unos 2.000 «bicitaxis», de los que solo 510 están inscritos en el registro municipal que marca la normativa. Collboni ha manifestado que Barcelona quiere una movilidad sostenible, informa Ep.

Sin regular

Collboni ha destacado que estos ciclos de más de dos ruedas están actualmente en un «limbo legal», y Alarcón ha explicado que están trabajando con la Dirección General de Tráfico (DGT) para que se incluyan en el Código de Circulación y así cumplan con las reglas. Además, prevén abordar con la Generalitat la regulación de este sector como actividad económica, ha dicho Alarcón, que también ha sostenido que esta actividad «no contribuye en nada al modelo Barcelona» ni mejora la movilidad de los barceloneses, puesto que está fundamentalmente enfocada al turismo.

Las denuncias se doblan

Tras el aumento del número de ciclos de más de dos ruedas y de vehículos de movilidad personal (VMP) como «segways» y patinetes eléctricos, la Guardia Urbana ha incrementado las denuncias interpuestas a estos vehículos, alcanzando las 6.525 entre enero y julio de este año. La mayoría de ellas se interponen por no cumplir con requisitos (3.767) y por cuestiones de estacionamiento (2.758).

La Guardia Urbana ha denunciado también, de enero a julio de este año, 6.068 VMP, ciclos de más de dos ruedas y también bicicletas de alquiler, por circular por fuera de las rutas permitidas en Ciutat Vella, un céntrico distrito muy turístico y transitado de la ciudad. La cifra de denuncias es más del doble de los 2.797 conductores denunciados que hubo en el mismo periodo de 2018 por la misma causa.