Alberto Fernández posa con la Copa del Mundo - Y. CARDO

Gaudí y el Mundial, colas kilométricas

BARCELONA/LISBOA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La entrada gratuita a la Sagrada Familia y la Copa del Mundo obtenida por la selección nacional de fútbol en Sudáfrica que se exhibe en el Museo Samaranch de Montjuïc son los grandes atractivos del fin de semana en Barcelona. Las colas para entrar en el templo expiatorio de Gaudí daban dos vueltas mientras que la espera para poder hacerse una fotografía con el trofeo obtenido por Vicente del Bosque y sus futbolistas llegó a ser de tres horas, un éxito imprevisto dada la renuencia que mostró el Ayuntamiento a que Barcelona acogiera temporalmente el trofeo. En este sentido, Alberto Fernández Díaz, presidente del grupo municipal Popular en el Ayuntamiento de Barcelona, ha solicitado al Consistorio que «reclame ampliar los días de exhibición de la Copa del Mundo en Barcelona». El líder popular considera que «la ampliación del periodo debería conllevar la exhibición de la copa en un lugar céntrico, como podría ser el mismo Ayuntamiento». Añade que «deberían mejorarse los horarios para garantizar que todos los barceloneses que quieran acudir a ver el trofeo español puedan hacerlo junto a sus familias».

Acertada petición del PP Fernández Díaz asegura también que «la afluencia de aficionados que querían tocar la Copa del Mundo confirma el acierto de la petición del Partido Popular», que fue el único que reclamó la presencia de la Copa en la capital catalana. Recuerda que «el Grupo Municipal Popular logró el compromiso municipal de traer la Copa del Mundo a Barcelona a raíz de una propuesta del PP en la Comisión de Cultura del mes de septiembre, después de rechazar inicialmente en julio de 2010 la petición Popular de realizar una recepción a los jugadores de la Selección Española de fútbol en el Ayuntamiento barcelonés».

Y si el trofeo ha creado expectación, no precisamente menor es la que suscita la apertura gratuita a los barceloneses de la Sagrada Familia. La afluencia era de tal magnitud que dos hileras de personas rodeaban completamente el templo en una paciente espera para poder contemplar la nave central consagrada recientemente por el Papa Benedicto XVI.

Sobre las obras del templo se van dando detalles gradualmente. Aislamiento térmico, vibrático y acústico son algunas de las ventajas que conlleva la utilización del corcho en una obra arquitectónica. Razones de peso que han llevado al equipo de arquitectos responsables de la Sagrada Familia a elegir este pavimento para cubrir los 2000 metros cuadrados de su cripta. Y lo han hecho con uno de los mejores productos del mercado, Wicanders® Corkcomfort, marca premium de la empresa portuguesa de corcho del Grupo Amorim. Esta compañía lusa ha llevado a cabo interesantes proyectos que le han servido para ganar el reconocimiento internacional así como varias distinciones en el mundo del diseño.

Corcho para la basílica «Esta elección para la obra prima de Gaudí es la demostración de la capacidad del corcho», resalta a ABC Carlos de Jesús, director de marketing y comunicación de Corticeira Amorim. Y con el corcho se consigue además cumplir el deseo de Gaudí, «gran defensor de la utilización de materiales naturales».

El contacto entre ambas parte se produjo gracias a Jordi Bonet i Armengol, arquitecto que lidera los trabajos actualmente, quien conocía bien dichas capacidades y de ahí que hace un año entrase en contacto con esta empresa de corcho para conocer sus productos.

Tal y como explica el Grupo Amorim, «además de las características de confort, ampliamente reconocidas, la capacidad de absorción acústica proporcionada por la utilización del corcho en los pavimentos Wicanders se reveló decisivo para la selección de la línea Corkcomfort, requisito clave para una obra con este perfil». Para Bonet i Armengol el corcho «es un excelente material y lo utilicé en diversas obras idealizadas por mí». Los resultados «siempre fueron buenos y desde el punto de vista económico es igualmente una opción muy interesante». Recuerda también que encaja perfectamente «con la filosofía de Gaudí» y destaca otras muchas cualidades como «no apodrecer, es un material aséptico, con gran capacidad de absorción acústica, cómodo para caminar, con niveles de confort térmico muy superiores al mármol, lo que evita la necesidad de instalar calefacción artificial».

Carlos de Jesús recuerda también el impacto anti-cansancio que tiene este tipo de pavimento y que «será muy valorado por los muchos turistas que pisan esta basílica». No se descarta utilizar el corcho en otros locales de la basílica aunque de momento no hay nada decidido. «Instalamos el corcho y estuvo liso para la visita del Papa, cuando se inauguró la cripta», aclara el director de marketing.

Marca de referencia Amorim se ha ganado el reconocimiento en el mundo del corcho. Es la mayor empresa mundial de productos de corcho y una de las más internacionales de todas las empresas lusas que opera en decenas de países en todos los continentes.

Entre algunos de sus más conocidos proyectos se encuentra el de la utilización de corcho en el Pabellón de Portugal, logrando un premio de diseños, o en prestigiadas instituciones de Japón, como el Nezu Museum. Además producen el corcho para el whisky más caro del mundo y el más antiguo y su colección «alma gemela» se encuentra en el museo MOMA de Nueva York sin olvidar una escultura habitable de corcho en el CCB de Lisboa.