La mujer de Magentí, al acudir ayer a los juzgados
La mujer de Magentí, al acudir ayer a los juzgados - EFE

La mujer del doble asesino de Susqueda le ofrece coartada

Dice que no le perdió de vista en el rato en el que habría vuelto a destruir las pruebas

BARCELONAActualizado:

Jordi Magentí acabó a tiros con las vidas de la pareja del Maresme en el pantano de Susqueda (Gerona) aquella mañana del 24 de agosto, cuando los dos jóvenes se disponían a pasar unos días de vacaciones. Así lo consideran los investigadores, que creen que el asesino volvió al día siguiente al lugar del crimen para borrar las huellas del doble homicidio.

Acudió al pantano el día después, y lo hizo, en esa ocasión, acompañado de su esposa, de nacionalidad colombiana, que ayer declaró como testigo ante el juez de Santa Coloma de Farners (Gerona) que se encarga de la investigación del caso, por el que Jordi Magentí está en prisión provisional.

La mujer ofreció ayer una coartada. Era el primer día que ella acompañaba a Magentí al pantano que él tan bien conocía. Supuestamente habían ido a pescar. Según el juez, Magentí dejó sola a la mujer durante dos horas y «es perfectamente plausible que el objeto de esta visita fuese terminar de proceder a la desaparición de efectos». Así lo sostenía en el auto con el que decretó el encarcelamiento de Magentí. La versión que la mujer dio ayer en su declaración como testigo es diferente. Según fuentes presentes en la sala durante su testifical, la esposa aseguró que su marido en ningún momento se quedó solo durante aquel rato en el pantano; explicó que los separaba una distancia de unos 20 o 25 metros y que durante ese tiempo no lo perdió de vista. También aseguró que estuvieron en una zona del pantano diferente a la playa de la Rierica, donde supuestamente se cometieron los asesinatos.

Los investigadores creen que, después del doble crimen, Magentí ató los cadáveres de Paula y Marc, los subió a un kayak y, posteriormente, los arrojó al agua. Luego, hundió el coche. No tienen duda que él fue el autor del doble homicidio y consideran que la visita al día siguiente al pantano forma parte de su intento por no dejar rastro de los asesinatos.

Viaje desde Colombia

La mujer de Magentí viajó a propósito con su hija desde Colombia, donde reside en la actualidad, para declarar ante el juez. Precisamente, que los investigadores se enterasen que Magentí pretendía viajar a Colombia para vivir con ella, fue lo que a finales de febrero precipitó su detención. Había comprado el billete de avión, justamente, el día después de que los Mossos d’Esquadra hallaron el coche de las víctimas hundido en el pantano. Sin embargo, ayer en su declaración, la mujer aseguró que hacía semanas que tenían el viaje previsto y solo estaban esperando a encontrar un billete económico.

La actual mujer sabía que Magentí cuidaba, junto a su hijo, una plantación de marihuana en el pantano. Una discusión relacionada con esto pudo haber sido el móvil del homicidio.El doble crimen del pantano, de confirmarse la autoría de Magentí, no sería el primer delito de sangre que pesaría sobre las espaldas de este vecino de Anglés (Gerona). En 1997 asesinó a sangre fría a su exmujer en plena calle, en el mismo pueblo. Ayer, su actual mujer, aseguró al juez que ya conocía el pasado turbulento de su marido. Sabía que había matado a su entonces pareja y, pese a ello, nunca sintió miedo de él. Añadió que Magentí nunca le ha amenazado. Su marido está en la cárcel desde principios de marzo. Todavía no le ha visitado.