El dispositivo Rivemove ideado por la empresa vallisoletana
El dispositivo Rivemove ideado por la empresa vallisoletana - F. HERAS
Empresas

Rivekids: seguridad y espacio, todo en uno

La empresa vallisoletana ha creado un dispositivo que permite ganar la plaza que quitan las sillas para los niños

Valladolid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La seguridad en carretera es uno de los temas candentes en la sociedad actual, más si cabe cuando se producen desplazamientos masivos en épocas vacacionales. En este sentido, los más pequeños son los que más seguridad tienen que tener, de ahí la existencia de sillas especiales para ellos, aunque quite un asiento en la parte de atrás del coche. A este respecto, la compañía vallisoletana Rivekids, dedicada a la ingeniería pasiva infantil, ponen su granito de arena para alcanzar el objetivo 0 víctimas en carretera realizando «investigación en sistemas de retención infantil en sillitas para desplazar a los niños». Para ello, lo que realizan con las sillitas son «crash test» en diferentes condiciones para mejorar «el rendimiento y el comportamiento» de los sistemas de retención infantil y la seguridad de los más pequeños

De todas esas pruebas, lo que han conseguido producir con los resultados obtenidos es una tecnología muy novedosa denominada Rivemove. Exactamente se trata de un dispositivo independiente al coche y a la propia silla para niños «que es capaz de desplazar el sistema de retención infantil hacia la puerta», algo que permite «ganar» la plaza central trasera y que, si surgiese un impacto del vehículo, el acero se deformaría de manera controlada, con lo que «absorbe la energía» para evitar en la mayor medida posible las lesiones, sobre todo en la cabeza, de los más pequeños.

El director general de Rivekids, José Lagunar, en su sede de Valladolid
El director general de Rivekids, José Lagunar, en su sede de Valladolid - F. HERAS

La idea primigenia surge en el año 2010 a partir de un problema personal, en el que el director general de Rivekids, José Lagunar, se dio cuenta de que entre la silla del coche y la puerta del automóvil existían un total de 7 centímetros desperdiciados. Tras cerciorarse de esta «pérdida de espacio», lo que hizo fue modificar su silla, originando el primer «protoproyecto» de Rivemove que se consolidaría finalmente 5 años más tarde, en agosto de 2015. Desde esa fecha, tras una ardua investigación, consiguen lanzar al mercado el producto el 15 de febrero de 2017. «Desde el primer momento quisimos que Rivemove estuviese enfocado al mercado para que la mayoría de las familias pudiesen comprarlo, no solo las que tengan más capacidad económica, y pudieran dar ese plus de seguridad a sus hijos», explica Lagunar, quien afirma que su dispositivo, junto con el isofix de la silla del niño, «absorbe más energía» que la silla por si misma, lo que le otorga más protección.

Fabricación «en la tierra»

Mientras que ellos diseñan el dispositivo, son otras firmas las que llevan a cabo la fabricación del mismo, constituyéndolo como un producto «made in Valladolid». En este sentido, Lagunar asegura que «en la tierra» tenemos lo mejor del mundo en cuanto a esta faceta se refiere. Para su construcción trabajan con compañías como 1nyecta Moulded Parts, una empresa joven dedicada a la inyección de plástico y donde también ensamblan Rivemove. Asimismo, trabajan con la empresa Moldeados de Caucho Íscar (MCI) que les ayudan en las tareas de ensamble y les ayuda «un montón» porque tienen un laboratorio de I+D donde realizan ciertos ensayos. Por último, colaboran con Dercons 2.000, otra compañía de la localidad en la que se centran en la parte metálica del dispositivo de Rivekids.

El 80 por ciento de sus ventas las realizan por su web, aunque también venden por distribuidores y en ciertas tiendas y concesionarios

Ahora, de cara al futuro, quieren hacer un sistema de retención infantil «nuestro y desde cero» especialmente diseñado para niños con necesidades especiales, enfocado sobre todo a niños con parálisis cerebral y huesos de cristal. «A través de una petición fuimos conscientes de la problemática de desplazar a niños con necesidades especiales, algo mucho más grave de lo que parece porque se desplazan en coche todos los días», asevera Lagunar. Por esta razón decidieron ayudar al caso específico, por el cual recibieron muchas demandas más, a las que atendieron para ayudar y se pusieron como meta el futuro sistema de retención para estos niños.