Fernando Presencia
Fernando Presencia - La Voz del Tajo

Se presenta como juez pese a estar cesado desde 2017 por el Consejo General del Poder Judicial

Fernando Presencia acusa en una nota de prensa al fiscal jefe de Toledo de negarse a investigar un asunto prescrito desde 2012

ToledoActualizado:

A pesar de estar cesado y apartado de la carrera judicial desde el 26 de octubre de 2017, Fernando Presencia se sigue presentando como juez en ciertos ámbitos. Uno de ellos es el periodístico, en el que sigue firmando como juez sus artículos de opinión.

Además, envía notas de prensa en las que también se presenta como juez. La última, este miércoles, 3 de abril de 2019, que remitió por internet a más de 150 medios de comunicación. En ella acusa al fiscal jefe de Toledo, Antonio Huélamo, de negarse a investigar una denuncia contra la mujer del fiscal decano de Talavera de la Reina, Ángel Demetrio de la Cruz.

Según Presencia, la vivienda del matrimonio se construyó «bajo la sospecha de sobornos y blanqueo de capitales» en una zona del término municipal de Pepino (Toledo) «sin la preceptiva autorización de la Confederación Hidrográfica del Tajo, entidad que ordenó la demolición del chalé en 2009». Sin embargo, se trata de un caso que ya fue archivado en 2012 por la Justicia, según indicaron a ABC fuentes jurídicas.

Las sentencias del Supremo

Este último comunicado a la prensa lo envía en calidad de presidente de Acodap (Asociación contra la corrupción y en defensa de la acción pública). En el escrito, Fernando Presencia se cita como juez en dos ocasiones, aunque está cesado y apartado como tal desde el 26 de octubre de 2017 por un acuerdo de la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial. Dos sentencias del Tribunal Supremo (TS) avalan esa decisión. En ambos casos, Presencia era el titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Talavera de la Reina y favoreció a dos amigos con sus decisiones.

El primero de los fallos del TS, en julio de 2017, confirmó la sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla-La Mancha, que condenó a Presencia a 10 años de inhabilitación y al pago de una multa de 3.600 euros por un delito de prevaricación.

El magistrado había archivado unas diligencias previas abiertas por el atropello a un peatón y la posterior fuga del conductor. La sentencia consideró probado que este juez dictó el auto de sobreseimiento sobre la investigación y transformó en falta por imprudencia leve, no en delito, las lesiones derivadas del atropello. El fin que persiguió Presencia fue «favorecer» al conductor denunciado, que era amigo suyo.

Luego, en noviembre de 2018, la Sala Segunda del Tribunal Supremo confirmó la segunda condena de 10 años de inhabilitación especial, con pérdida definitiva del cargo, y una multa de 3.600 euros también por otro delito de prevaricación. En este caso, la sentencia del TSJ de Castilla-La Mancha confirmada condenó al juez Presencia al haber sobreseído una querella por un delito de estafa contra una persona con la que, según los hechos probados, mantenía una relación de amistad.

Detenido dos veces por la Policía

El pasado febrero, el presidente de la Audiencia Provincial de Toledo, Manuel Gutiérrez -ahora jubilado-, dijo a ABC sobre Fernando Presencia: «Se le ha condenado dos veces por prevaricación; para mí, el delito más grave que puede cometer un juez, fuera de los delitos comunes de homicidio, asesinato... Un juez que prevarica, que dicta resoluciones injustas a sabiendas..., eso es muy reprobable, es delito. Y contra él hemos tenido que actuar ante su conducta».

En mayo de 2016, la Policía Nacional detuvo a Presencia para llevarlo al juzgado de guardia de Talavera. Allí se le citó personalmente en calidad de acusado en uno de los dos juicios en los que luego fue condenado por un delito de prevaricación. La Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM) había acordado su busca y presentación, después de que intentase la citación personal del magistrado en su domicilio hasta en cuatro ocasiones. Por entonces, estaba suspendido provisionalmente de sus funciones.

Pero no fue la única vez que la Policía Nacional lo tuvo que arrestar. A primeros de 2017, detuvo a Presencia por no comparecer en tres ocasiones en el Juzgado de Instrucción y Primera Instancia número 2 de Talavera de la Reina, que también le apercibió. Era el mismo juzgado del que Presencia fue titular hasta que se le apartó por una de las condenas que luego el Tribunal Supremo ratificó. Sin embargo, antes de ser detenido, se puso en contacto con medios de comunicación para anunciar su arresto.

La juez sustituta de Presencia había dictado una orden de detención contra él para poder tomarle declaración como querellado en un procedimiento abierto por injurias y calumnias, denuncia falsa y fraude procesal. La querella había sido formulada por el fiscal Ángel Demetrio de la Cruz.

Presencia llegó a Talavera de la Reina después de que el Consejo General del Poder Judicial le sancionase, en mayo de 2012, con un año de traslado forzoso. Era el magistrado titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Valencia y se le impuso ese destierro por haber impartido unos cursos de formación incompatibles con su función de juez.

Desde que se asentó en Talavera como juez, Presencia denunció a numerosos miembros de la carrera judicial y fiscal de Castilla-La Mancha, incluso al presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la región, Vicente Manuel Rouco.

A pesar de las dos condenas confirmadas por el Tribunal Supremo, Fernando Presencia se sigue considerando juez porque las sentencias no han sido publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE), según dice a sus allegados.