Los detenidos se presentaban en casa de las víctimas diciendo que tenían que hacer una revisión de la instalación
Los detenidos se presentaban en casa de las víctimas diciendo que tenían que hacer una revisión de la instalación - DELEGACIÓN GOBIERNO
Suceso

Robaban en casas de ancianos tras hacerse pasar por empleados de una compañía eléctrica

La Guardia Civil ha detenido a dos hombres, de 30 y 33 años, a los que se les acusa de seis delitos de hurto y dos de estafa en Magán, Cobisa, Almonacid, Manzaneque, Mazarambroz, Cabañas de la Sagra y Ocaña

TOLEDOActualizado:

La Guardia Civil ha detenido a J.G.G. y a D.P.V., de 30 y 33 años, como autores de seis delitos de hurto y dos delitos de estafa. Los detenidos, que se hacían pasar por empleados de una compañía eléctrica, accedían a domicilios de personas de avanzada edad y les sustraían joyas, dinero, tarjetas, cartillas bancarias y cualquier otro efecto de valor. Actuaron en Magán, Cobisa, Almonacid, Manzaneque, Mazarambroz, Cabañas de la Sagra y Ocaña.

Durante el pasado diciembre, en distintas unidades de la Guardia Civil de Toledo se registraron denuncias de ciudadanos que manifestaron haber sido sufrido un hurto en sus viviendas, según informa la Delegación del Gobierno.

En todos los casos las víctimas, con una edad media de 80 años, manifestaron que dos hombres se habían personado en su propiedad haciéndose pasar por técnicos de una empresa de electricidad que debían hacer una revisión de la instalación. Mientras uno de ellos entretenía al propietario, el otro revisaba las distintas estancias para apoderarse del dinero, joyas, cartillas y tarjetas bancarias.

El equipo de Investigación de la Guardia Civil de Toledo se hizo cargo de la investigación de estas denuncias y abrió la Operación «Chatos».

La Guardia Civil pudo verificar que con anterioridad a estos hechos las víctimas habían recibido la visita de una mujer, C.P.G., de 34 años, que haciéndose pasar también por comercial de una empresa eléctrica, les informaba que en días posteriores irían unos técnicos para revisar la instalación. De este modo la mujer se encargaba de seleccionar las viviendas y aseguraba la entrada de los delincuentes a las propiedades. La mujer ha sido investigada, pero no detenida en relación con estos delitos.

Los agentes comprobaron que con las tarjetas y cartillas sustraídas en uno de los domicilios, los delincuentes extrajeron 1.100 euros en dos sucursales bancarias ubicadas en dos localidades distintas.

El análisis de la información recabada por la Guardia Civil llevó a los agentes a determinar que estos delitos habrían sido cometidos por las mismas personas, por lo que montaron distintos dispositivos para lograr su identificación y detención.

La Guardia Civil detuvo a J.G.G. y a D.P.V., cuando circulaban por la carretera CM-4004 a la salida de Alameda de la Sagra. Estas personas llevaban acreditaciones falsas de una empresa eléctrica, contratos en blanco de esta misma compañía y diversa documentación.

Los detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Guardia de Toledo y la investigación continúa abierta, por lo que la Guardia Civil podría esclarecer más delitos.