Políticos de diferentes administraciones y los dirigentes de Puy du Fou echan tierra sobre la encina
Políticos de diferentes administraciones y los dirigentes de Puy du Fou echan tierra sobre la encina - Ana Pérez Herrera

Page, sobre Puy du Fou: «Puede ser el acto más importante del siglo en Toledo»

Con la plantación de una encina este miércoles, ha empezado la cuenta atrás para la inauguración del parque temático el 30 de agosto. El presidente regional augura la creación de 2.500 empleos

ToledoActualizado:

Si Emiliano García-Page tuviera que escribir sus memorias, cosa que no hará (dixit: 16 de enero de 2019), «probablemente empezaría con esta historia», que ha sido una «combinación de acierto, riesgo, intuición...».

La historia es la del proyecto del parque temático Puy du Fou en Toledo, cuyas obras han empezado esye miércoles en medio de una expectación inusitada. Arranca así, pues, la cuenta atrás para la inauguración. Esta será el próximo 30 de agosto, con un espectáculo nocturno que costará 24 euros. Viendo los desangelados y agrestes terrenos en los que se construirá el parque, cuesta pensar que en solo ocho meses estarán listos para acoger a decenas de miles de personas.

Este miércoles, unos cuantos cientos de personas entre políticos (y expolíticos), empresarios, hosteleros, eclesiásticos, militares, gente del mundo de la cultura y de todos los ámbitos, además de los obligados medios de comunicación, se dieron cita en la finca Zurraquín, a unos diez kilómetros de la ciudad impercial, el lugar elegido por Puy du Fou para levantar su parque.

«Es un día histórico. Puede ser el acto más importante de este siglo en Toledo, en la provincia y en Castilla-La Mancha», dijo eufórico el presidente regional, que no ahorró en adjetivos grandilocuentes. Según Page, el parque temático supondrá la creación «de 2.500» empleos directos e indirectos.

La empresa francesa ha asegurado que invertirá más de 200 milllones de euros. De momento, el martes el Ayuntamiento concedió la licencia para unos trabajos que suman un montante de 11,2 millones (IVA aparte). Son los pertenecientes a la fase 1 del proyecto de urbanización, en los que se moverá la tierra y se construirán los accesos y viales, las redes de agua, electricidad, gas y alumbrado. Por esta licencia, el Consistorio toledano va a ingresar algo más de dos millones.

Confianza

«Creénme, va a ser un éxito rotundo», dijo Page a la nutrida concurrencia en una mañana no excesivamente fría. También pidió a los ciudadanos «que confíen en este proyecto» porque «no somos capaces de valorar hasta qué punto va a cambiar la vida» de mucha gente.

El presidente regional desveló la génesis del parque temático y las tres claves para que en pocos meses sea una realidad: no decir nunca que «no» a nada (aunque hay gente que pasa por «nuestros despachos» con «muchas tonterías», reconoció en tono jocoso), ser sinceros en las relaciones y contar con personas que hagan el trabajo de fondo.

En ese sentido, Page admitió que el «primer creyente» de Puy du Fou fue el consejero de Hacienda de la Junta, Juan Alfonso Ruiz Molina. Después, una vez que llegaron a la conclusión de que «no era una broma, «decidimos irnos» a Francia para ver in situ el Puy du Fou original. Este se ubica en un bosque de 50 hectáreas en el oeste del país galo, relativamente cerca de Nantes, en la región del Loira. Sobra decir que los políticos castellano-manchegos quedaron maravillados, de ahí la ilusión con la que ahora hablan del parque.

En realidad, la empresa contactó primero con Jesús Sainz. Fue hace tres años. Buscaban expandir su negocio con un nuevo parque «en los alrededores de Madrid» y tanto Jesús como Carlos Espinosa de los Monteros, entonces Alto Comisionado del Gobierno de Rajoy para la Marca España, viajaron a Francia. Tras constatar que era un proyecto creíble, se produjo el contacto con las administraciones. Por eso este miércoles el fundador de Puy du Fou, Philippe de Villiers, empezó diciendo que el parque español es «la historia de amistad» con Jesús y Carlos.

¿Por qué Toledo?

La empresa eligió Toledo por varias razones. Nicolas de Villiers, hijo de Philippe y presidente de Puy du Fou, las desgranó. La primera es su extensa historia en la que incluso fue capital de España. La segunda es la ubicación, en el centro del país, «una magnífica ventaja». Además, también ayudaron los casi tres millones de turistas que cada año visitan la ciudad y la «cálida acogida» recibida por parte de los políticos. «Han cumplido con sus promesas», dijo el fundador de Puy du Fou sobre Page y Milagros Tolón, la alcaldesa de Toledo.

Por su parte, Tolón explicó que «desde el primer día» se marcó el objetivo de que había que «aprovechar cualquier oportunidad» de negocio para la ciudad. «Es un hito histórico», dijo sobre el parque, ya que «vendrá a potenciar la dinámica de crecimiento de Toledo, la provincia y toda Castilla-La Mancha».

Además, destacó «la seriedad, profesionalidad y honestidad» de la empresa francesa con un proyecto en el que ha habido un «cumplimiento escrupuloso de las normativas urbanística y medioambiental». Jesús Sainz, nombrado vicepresidente de Puy du Fou España, admitió que para este proyecto la «exigencia» en los permisos ha sido «muy superior» a otros en los que se involucró anteriormente.

Según Nicolas de Villiers, el parque temático que auspician es «un modelo artístico» diferente, «un concepto nuevo» con el que pretenden «transmitir emociones al visitante». «La misión es poner en valor el alma de las civilizaciones, y España es una a la que admiramos», añadió. Puy du Fou será un recorrido, teatralizado y espectacular, por la historia de España. «El verdadero éxito será la emoción de nuestros visitantes; vuestras lágrimas serán nuestra mayor recompensa», apostilló su padre Philippe.

El consejero delegado de Puy du Fou en España, Erwan de la Villeón, fue el maestro de ceremonias del evento y explicó que el deseo de la empresa es que «este parque sea de todos los toledanos». Fue un acto con sorpresa, ya que en lugar de la tradicional primera piedra, se plantó una encina. En Puy du Fou «estamos apasionadamente enamorados de la naturaleza», la encina es un árbol con raíces y raíces es lo que la empresa francesa quiere echar en España, explicó Nicolas de Villiers.

Cinco jinetes y una encina

De repente, en la finca Zurraquín aparecieron cinco jinetes (disfrazados de Don Quijote, Fernando VI, una guerrillera española de la guerra contra los franceses, Al-Ma’mún -califa que inspiró «Las mil y una noches»- y un tercio de Flandes) y entregaron pequeñas bolsas de tierra a las autoridades, que cogieron la pala y se pusieron manos a la obra. «La encina se parece a la de San Luis, el mayor rey de Francia. Su madre era Blanca de Castilla y su abuelo, Alfonso VIII», contó Philippe sobre la histórica vinculación entre españoles y franceses. «Somos primos hermanos», añadió el fundador de Puy du Fou, quien recibió una bandera franco-española.

Como no podía ser de otra manera, el grupo de accionistas del parque temático lo conforman empresas de los dos países. Jesús Sainz agradeció especialmente la aportación de Mapfre, así como la financiación de Caixabank. «Además de alma y cabeza, ha habido bolsillo. Es el proyecto con mayor inversión pública» de la historia en Castilla-La Mancha, dijo Page. Los fondos públicos serán a través de Sodicaman, empresa de la que no precisó la cuantía de su participación.

En todo caso, y «frente al escepticismo de muchos», el presidente regional augura que Puy du Fou «va a producir un ‘big bang’ en términos económicos y sociales para la región». Es su palabra.

Por otro lado, «Queremos saber la verdad del Puy du Fou», movimiento contrario al parque temático, anunció que el próximo miércoles se concentrará en la plaza del Ayuntamiento de Toledo, coincidiendo con la entrega de premios de San Ildefonso, el patrón de la ciudad. El proyecto ha sido apoyado por todos los grupos políticos, salvo la extrema izquierda de Ganemos/Podemos, que ha mostrado sus reservas. Quizá por eso este miércoles no sorprendió que fueran los únicos políticos que no se hicieron la foto en la finca Zurraquín con la encina.