García-Page, este jueves en el Palacio de Fuensalida
García-Page, este jueves en el Palacio de Fuensalida

Page, tras el 26-M: «Hablaré con todos, menos con Vox»

«Me siento muy querido», afirma el presidente regional, quien se muestra convencido de su victoria electoral. No obstante, dice estar abierto al pacto casi con todos

Toledo Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un día después del pacto alcanzado entre PP y Ciudadanos para conformar gobierno en Andalucía, con el apoyo de Vox, el presidente de Castilla-La Mancha y candidato a la reelección, Emiliano García-Page, ha hecho este jueves balance de legislatura y, de paso, —en clave electoral—, ha hablado de que buscará una «mayoría sólida» y puntos de encuentro con otros partidos del marco constitucional tras los comicios autonómicos del próximo 26 de mayo, que está más que convencido de que el PSOE ganará con amplia mayoría. Eso sí, la única excepción que ha citado para materializar tal búsqueda de consensos es el partido que lidera a nivel nacional Santiago Abascal: «Con Vox, por supuesto que no, que nadie tenga duda», ha dicho firme. Se ha referido también a la última encuesta de intención de voto en Castilla-La Mancha, que deja al PSOE en la región cerca de la mayoría absoluta, y, aunque ha afirmado que no hará «ninguna lectura triunfal», sí ha admitido ue hasta el día de las elecciones «no sobrará ningún esfuerzo» y que no renuncia a «ningún apoyo social. Las encuestas dicen que la gente sabe muy bien quién ha tirado del carro, quién lo ha gestionado o quién se ha subido al carro», ha añadido.

«Estas encuestas me llenan de orgullo, me siento muy querido por la opinión pública y la ciudadanía. El roce hace el cariño», ha afirmado García-Page en referencia a la cercanía que mantiene con los ciudadanos de a pie y con colectivos y organizaciones de la región. Se ha preguntado entonces si el cariño se traduce en votos, y se ha respondido que «no; lo hemos visto en Andalucía, y por eso no me sobra ningún apoyo hasta el 26 de mayo».

En un encuentro con medios de comunicación regionales mantenido en el Palacio de Fuensalida de Toledo, sede de la Presidencia de la Junta de Comunidades, el también secretario general del PSOE en la región ha dibujado los posibles escenarios que pueden abrirse tras las elecciones de mayo, en las que, a su juicio, «puede pasar de todo porque este es un país muy de tiovivo». Ha puesto el ejemplo de la moción de censura a nivel nacional que supuso un cambio y la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno central, y el de Andalucía «donde ha pasado lo contrario de lo que se pensaba», hasta el punto de que el PP «tenía casi preparada una gestora» para el presidente andaluz de este partido, Juan Manuel Moreno Bonilla, que ahora «terminará siendo presidente».

A la pregunta de si esto podría ocurrieren Castilla-La Mancha, ha contestado que «hay muchas diferencias» entre Andalucía y Castilla-La Mancha, entre ellas que «allí no han tenido a una presidenta como Cospedal», que dejó a la «gente muy escarmentada». Aunque él no se fía, ha añadido, y ha señalado ue en Andalucía «todo el mundo daba por hecho que iba a ganar el PSOE y solo se hablaba de con quién podía pactar, pero se ha perdido de vista la posibilidad de que no pudiera pactar con nadie, que es lo que ha pasado».

«Cordialidad» con Rivera

Sobre qué relación mantiene con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha dicho que se sitúa dentro de la «cordialidad, la facilidad y la normalidad» y que ambos han mantenido diversos contactos, así como con los líderes territoriales del partido naranja, algo que extendió al Partido Popular y a Podemos. En este punto, ha recordado que cuando el partido de Pablo Iglesias le negó el apoyo para aprobar los Presupuestos de la Junta de Comunidades, «con el PP podríamos haberlos aprobado y no lo hicieron; así las pagan, así las devuelven algunos», ha señalado, en clara alusión a María Dolores de Cospedal.

Se ha referido también a sus socios de Gobierno en la Comunidad autónoma, y ha afirmado que «la participación de Podemos ha sido mucho mejor que la entrada de Podemos en el gobierno». Ha añadido con respecto al partido morado que «dicen de mí que si soy ultraconservador, pero soy el único presidente autonómico que tiene a Podemos en su gobierno». Así pues, el balance con sus socios «es positivo» y «los falsos temores ya han desaparecido. Las cosas en las que no estamos de acuerdo no salen, pero muchas otras cosas sí salen».