Emiliano García-Page en primer plano, con el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, al fondo
Emiliano García-Page en primer plano, con el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, al fondo - Ana Pérez Herrera

Page cree que, si hubiera mañana elecciones, ganaría con una «clara mayoría»

El presidente regional percibe una «enorme receptividad y cariño» hacia su gobierno

ToledoActualizado:

Una encuesta encargada por el PSOE y publicitada este martes en diversos medios de comunicación asegura que Emiliano García-Page, actual presidente de Castilla-La Mancha, repetiría mandato. En las próximas elecciones autonómicas del 26 de mayo, Page tendría una estimación de voto superior al 40 por ciento y estaría rozando la mayoría absoluta: entre 16 y 17 escaños del Parlamento regional sobre un total de 33.

El citado estudio, realizado por la empresa Demoscopia, otorga al PP una importante bajada (pasaría de los 16 escaños actuales a entre 10 y 11), augura una fuerte subida de Ciudadanos (ahora no tiene representación y entraría con entre cuatro y cinco escaños) y también da cabida a Podemos (entre uno y dos diputados) y Vox (entre cero y uno).

Esta proyección fue ampliamente comentada por los partidos políticos: el PSOE la acogió con «satisfacción», Ciudadanos también la analizó con simpatía, mientras que el PP la desacreditó. Incluso el presidente Page se refirió a ella tras ser preguntado.

«No me las creo», dijo Page sobre las encuestas, ya que «son elementos de análisis muy cicunstanciales». Sin embargo, sí cree que si mañana se celebraran elecciones, el PSOE ganaría con una «clara mayoría». Lo afirmó basado en una percepción de «enorme receptividad y cariño» hacia el Gobierno regional que preside.

Con todo, Page comentó que «no vamos a bajar la guardia» y reconoció que «todo está en el aire»; «y más» con la ley electoral que hay en Castilla-La Mancha, de solo 33 diputados, «que hace que nos lo juguemos todo en un ladrillo».

Por otro lado, Sergio Gutiérrez, secretario de Organización de los socialistas en la región, dijo que la encuesta refleja la «confianza mayoritaria y el liderazgo de Emiliano García-Page» frente a un PP «más agujereado que un queso francés». «Seguiremos manteniendo el método Page, con las ideas firmes, tendiendo la mano a las fuezas políticas y a agentes sociales».

Desde el PP el diputado Carlos Velázquez negó cualquier validez al estudio de Demoscopia. «Pone de manifiesto que García-Page se parece más a Pedro Sánchez, y quiere tener a su CIS, su Tezanos» particular», añadió el también alcalde de Seseña.

Velázquez recordó que la empresa que ha realizado esta encuesta es la misma que pronosticaba una clara mayoría de la socialista Susana Díaz en Andalucía, por lo que se trata de una «cortina de humo». Incluso bromeó diciendo que Page se ha creado su «propia cocina, su propio ‘Masterchef’».

Mientras, la portavoz de Ciudadanos en Castilla-La Mancha, Orlena de Miguel, cree que la encuesta muestra la «gran proyección de futuro» de su partido, ya que «es una constante que Ciudadanos crece en todas partes», no solo en la región.

Respecto a la irrupción de Vox, De Miguel dijo que este partido de extrema derecha está «capitalizando mucho descontento con las políticas de Pedro Sánchez», pero el centro político es «el escenario en el que se mueve la mayoría» de los ciudadanos.

Ábalos y Page sobre Vox

Por otro lado, tanto el presidente de Castilla-La Mancha como el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, fueron preguntados por Vox y las propuestas que ha exigido al PP para apoyar la investidura del popular Juan Manuel Moreno Bonilla como próximo presidente de Andalucía.

Para Page, las propuestas de Vox son un «auténtico drama» para PP y Ciudadanos, que corren el «serio riesgo de gobernar con quien desborda la Constitución». «Hay algunos que están dispuestos a traficar con el espíritu del 78 a conveniencia», añadió el presidente de Castilla-La Mancha.

Mientras, el ministro Ábalos cree que algunas de las propuestas de Vox «están fuera de los valores constitucionales» y «reflejan un grave desconocimiento de la administración del país». Ábalos añadió que el PP «tiene que entender que no se puede gobernar a cualquier precio»; y a Ciudadanos les acusó de intentar «disimular» no reuniéndose con Vox.