García-Page en una de sus intervenciones en las Cortes regionales
García-Page en una de sus intervenciones en las Cortes regionales - ABC

Page pide un apoyo masivo por España y para reconstruir la región

El presidente regional no descarta que a las Cortes lleguen los cinco partidos en liza

ToledoActualizado:

El presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, desplegará para las elecciones autonómicas de mayo «una campaña de voto útil a 360 grados» y adelanta que pedirá un «apoyo masivo por España y para la reconstrucción de Castilla-La Mancha», pues considera que ambas cosas «van juntas».

En una entrevista, el también candidato socialista a la reelección es consciente de que en los comicios autonómicos será «muy difícil» llegar a la mayoría absoluta, debido a que solamente se eligen 33 diputados, «muy pocos», lo que supone un «problema de infrarrepresentación» que propone corregir en la próxima legislatura, «cuando haya más posibilidades de consenso».

Con este escenario y tras advertir de que «es realmente difícil prever un resultado definitivo», García-Page señala que la opinión que palpa en la calle es que los resultados «van a avalar al Gobierno de Castilla-La Mancha» que él preside y, por ello, apunta que el PSOE está «muy cerca» de la mayoría e incluso aspira a «no necesitar ningún partido» para gobernar.

«Creo que vamos a ser la única formación política que le garantice al ciudadano que su voto va a servir para lo que vota», expone el presidente castellanomanchego, que también indica que pedirá «un apoyo masivo por España y por la reconstrucción de Castilla-La Mancha», pues subraya que «ambas cosas van juntas».

Y sobre el resto de partidos alerta que «lo demás está en el mercado, está en una opción de subasta» y puede llevar a otras formaciones a hacer «extraños compañeros de viaje».

El problema catalán

En este punto, reivindica que «todo el mundo» conoce su opinión sobre el independentismo catalán y admite que este debate impregna todo el panorama político, que incluso «dio pie a la principal bronca del PSOE en democracia», ha provocado «rupturas muy serias» en Podemos, ha propiciado el surgimiento de Ciudadanos y ha sido el origen del «mayor problema de crisis interna» en el PP y del «nacimiento de la extrema derecha».

Una diferencia que ve entre el resultado de las elecciones en Andalucía y lo que puede ocurrir en Castilla-La Mancha es que «aquí tuvimos cuatro años de Cospedal que, de alguna manera, vacunó mucho a la gente de esa tesis de la alternancia obligatoria».

Sobre la representación en las Cortes, opina que «puede darse el caso» de que logren algún diputado los cinco partidos que «ahora están en liza», es decir, PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos y Vox, si bien afirma que le parece «triste» que «haya gente que ha aspirado toda la vida a gobernar y haya defendido que tiene que gobernar el partido más votado» y ahora «esté deseando que salga otro partido que sea el que le apuntale».

«Es bastante triste ver a los dirigentes del PP soñar con que el trabajo sucio se lo haga Vox», afea García-Page, quien sobre el relevo en el PP regional se muestra convencido de que si la expresidenta María Dolores de Cospedal «se hubiera ido dos meses antes, la dirección del PP sería otra».

Necesidad de pactos

Ante la posibilidad de un escenario en el que sea necesario pactar con otros partidos, insiste en que él buscará el voto de «todo el mundo que quiera que no se pare la marcha que lleva Castilla-La Mancha» y advierte de que no trabaja «ni para Podemos ni para Ciudadanos», al tiempo que admite que conoce a gente «muy moderada y razonable» en ambos partidos y que «cuesta más encontrarla en el PP por el biorritmo que impuso Cospedal».

García-Page también analiza que su cogobierno con Podemos ha sido «más fácil» de lo que pensaba, al tiempo que reivindica que ha superado su propio programa de gobierno. Considera que una segunda (y última) legislatura sería jugar «la segunda parte del partido» para terminar de «reconstruir la región» y «dejarla como tendría que haber estado de no haber pasado Cospedal por aquí y hubiera seguido el PSOE avanzando».

Puy du Fou

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, afirma que el Gobierno regional ha acogido con tranquilidad la admisión a trámite, por parte del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, del recurso contra la construcción del parque temático Puy du Fou, porque el proyecto es «impecable», si bien lamenta que hay personas que decidieran oponerse al mismo antes de saber qué era. Resalta que el proyecto es «impecable desde el punto de vista jurídico» y sostiene que él es «el más garantista», puesto que la Junta tiene «cientos de servicios jurídicos para garantizar que todo lo que se hace es conforme a la ley».

Asegura que el procedimiento de autorización «está todo bien planteado» y que el Gobierno regional ha tomado con tranquilidad la admisión a trámite del recurso de «Queremos saber la verdad sobre Puy du Fou», aunque «son los jueces los que tienen que verlo». «Es un proyecto impecable, extraordinario, estratégico», subraya García-Page que, por contra, lamenta que en el recurso se incluyen algunos planteamientos «copiando demandas de otros pleitos en Madrid».

Por ello, asegura que le parecería «enormemente triste» que un proyecto de la «magnitud y futuro» de Puy du Fou pudiera paralizarse o suspenderse, al tiempo que denuncia que «gente que se opone a Puy du Fou tenía tomada la decisión antes de saber de qué iba, porque es gente que se opone a todo». En este sentido, propone que se puedan exigir responsabilidades a los «profesionales de los pleitos».