No tengáis miedo, id a revisión

«A mí me salvó la vida»

Actualizado:

Hoy, hace un año, acudí a hacerme una mamografía al Hospital Virgen de la Salud de Toledo, mi ciudad. Se trataba de una revisión rutinaria, yo me hacía revisiones anuales, por mi edad, por mis antecedentes familiares (mi madre ha tenido cáncer de mama y de ovarios), y fundamentalmente porque así lo consideraban los médicos de la Unidad de Mamas de este Hospital.

Como digo, en principio se trataba de una revisión rutinaria, pero en esta ocasión fue una revisión que me salvó la vida. Así lo digo, con toda contundencia, porque así lo siento.

Una vez que me hicieron la mamografía, esperé como siempre (con los nervios a flor de piel) a que me dieran el resultado, sabiendo, como así fue, que me tendría que esperar porque me tenían que hacer una ecografía mamaria. Digo que lo sabía porque llevo diez años haciéndome las revisiones y siempre era así. También creiá que «lo normal» sería que la ecografía confirmara que no había ninguna alteración ni signos de patología, con lo que yo, daba las gracias a todos los que me habían atendido y me marchaba muy tranquila y muy contenta a mis cosas.

Pero, el año pasado, no fue así, pues cuando la doctora me estaba haciendo la ecografía, advirtió un signo de alteración en mi mama izquierda, y pidió las mamografías anteriores y las que me acababan de hacer....... Confirmado, ¡había un cambio! Me informó de que allí mismo me practicaría una biopsia (una tomo dijo ella)

Hubo que esperar el resultado de esa prueba y de alguna más, tres o cuatro semanas porque estas pruebas son así, pero su diagnóstico y su profesionalidad ¡me salvaron la vida!; de verdad que así lo creo.... Me salvó la vida porque a partir de ahí todas las demás pruebas que me practicaron, las operaciones posteriores, los tratamientos... fueron posibles por un Diagnóstico Inicial que se me hizo en una «revisión».

¡Qué importante fue que yo acudiera a la revisión ese día!, y qué importante que contemos con unos profesionales sanitarios magníficos (yo digo que de premio Nobel)

Quiero dejar mi testimonio de que para los profesionales del Hospital Virgen de la Salud de Toledo, en concreto la Unidad de Mamas, Servicio de Mamografías, Radiodiagnóstico, Cirugía, Anestesia y Oncología, ninguna revisión es rutinaria; trabajan por y para que la prevención sea eficaz y no un mero trámite, trabajan para que, en caso de tener que pasar por quirófano, el paciente tenga las mejores manos para que se cure, como las del doctor Justo Alvarez, la doctora Cristina Romero, todo el personal de los quirófanos, la reanimación, el servicio de Oncología, en especial el doctor Cárdenas, mi oncólogo, todos y cada uno son el top de los profesionales sanitarios y además, muy concienciados y comprometidos con el cáncer de mama.

Dejo mi agradecimiento a las enfermeras de los servicios de Unidad de Mama, Marisa y Julia, a las enfermeras de quirófano y a las de la unidad de reanimación, todas ellas unas profesionales que dan lo mejor y te tratan con toda su amabilidad y empatía. Quiero mencionar a Sole, la enfermera de Oncología, paciente y amable siempre cariñosa y atenta con los que tenemos que pasar por allí.

Espero que mi experiencia sirva para que ninguna mujer tenga dudas sobre sin ir o no a realizarse las mamografías de control, el miedo no sirve para nada, la prevención es fundamental para parar el cáncer, un diagnóstico precoz es determinante a la hora de curarse, pero en el caso del cáncer de mama os aseguro que es decisivo.

No tengáis ninguna duda, por favor, acudid siempre a las revisiones, no lo dejéis, y, ante cualquier cambio o alteración que notéis, id al médico, de verdad, os puede salvar la vida.

Mi ánimo y apoyo a quienes estén siendo diagnosticadas o pendientes de diagnóstico, y a mis compis de lucha,

¡Animo, no estamos solas, vamos guerreras!