Tim Morris, Germán López y José Julián Gregorio, en el centro, durante la inauguración de la conferencia
Tim Morris, Germán López y José Julián Gregorio, en el centro, durante la inauguración de la conferencia - Ana Pérez Herrera

Ganar la batalla internacional a los narcotraficantes desde Toledo

Casi doscientos países se reúnen en esta ciudad durante tres días, en una conferencia histórica de Interpol en la lucha contra el tráfico de drogas

ToledoActualizado:

Toledo es conocida por ser la ciudad de las tres culturas, debido a la convivencia de cristianos, musulmanes y judíos durante siglos. Pues desde este martes, y hasta el jueves, representantes policiales de 192 países fraternizarán en un hotel de la capital de Castilla-La Mancha en la primera conferencial mundial de la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) sobre drogas. Se trata de un hito en la historia de la secretaría general de esta asociación, que persigue un objetivo muy claro: que los países y agencias policiales planteen todos los problemas que genera el tráfico de drogas a escala mundial.

Durante tres días se van a abordar todas las grandes áreas criminales vinculadas al tráfico de drogas. «Y algo más», apunta José de Gracia, policial nacional y subdirector del área de Redes Criminales, Drogas y Crimen Organizado de la secretaría general de Interpol. «Tenemos que pensar que el blanqueo de capitales es un elemento fundamental que tiene que ir añadido y en paralelo a todas las investigaciones de drogas que se desarrollan en todo el mundo», señala.

Según un informe de Naciones Unidas sobre las drogas elaborado en 2017, alrededor del 5% de la población adulta del mundo consumió alguna droga ilícita por lo menos una vez. Y los consumidores habituales de droga o los que sufren un trastorno o dependencia suman cerca de treinta millones, lo que supone el 0,6 por ciento de la población adulta mundial. «Los datos relativos a la producción, el tráfico y el consumo de drogas apuntan a una expasión global del mercado», afirma el director general de la Policía en España, Germán López Iglesias.

La conferencia se celebra cuando el tráfico internacional de drogas se encuentra en un «momento pico». «El mercado está completamente inundado, lo que repercute en la consumición de todos los países y en el gasto en salud pública», advierte De Gracia. Por eso, «es el momento de levantar la mano, de decir que estamos en un momento en alerta y caminar juntos adelante». Defiende la colaboración internacional, ya que «sin ella no se puede realizar ningún servicio. Podemos hacerlo a nivel nacional, pero nunca llegaremos al origen y al punto en el que realmente comienza el tráfico».

Además de la elaboración de nuevas drogas sintéticas con ingredientes legales y la falta de regulación, en esa lucha contra el narcotráfico se ha introducido el pago en bitcoin, una criptomoneda que complica seguir la pista al blanqueo de dinero. El director ejecutivo de servicios policiales de Interpol, Tim Morris, ha resaltado esa dificultad durante la inauguración de la conferencia, en la que se hablará de una operación global contra el tráfico de drogas que se pondrá en marcha después del verano. En ella se va a utilizar por primera vez una herramienta tecnológica en común que permitirá saber en tiempo real, una vez se haya producido una aprehesión, el origen de la mercancía y el grupo criminal que se encuentra detrás.

El director general de la Policía española ha recalcado que el tráfico de drogas debe seguir siendo una de las líneas prioritarias de la estrategia en seguridad a escala global. En suma, establecer una acción conjunta internacional contra esta lacra en un momento actual clave: a la variedad de sustancias ilegales y el incremento de los mercados, especialmente la cocaína y las sustancias sintéticas, hay que sumar la rápida variación de las rutas de tráfico, de los medios de ocultación y de los modus operandi, en los que se detecta un relevante aumento en la violencia.

No obstante, López ha lanzado un mensaje de esperanza: «Estamos ganando poco a poco la batalla a las drogas. Crece la presión policial con más incautaciones, más detenidos y más grupos desarticulados, pero es esencial que sigamos trabajando juntos, y es crucial que sigamos en esa lucha sin caer en el disentimiento».

López desea que ese «paso decidido» en esa dirección se dé desde Toledo, «una de las ciudades más seguras en una de las regiones más seguras de Europa, gracias al trabajo de la Policía Nacional», según el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio.