Alberto Fernández, un toledano con «mucho tino»

Proclamado campeón del Mundo este mes, es el primer deportista español con pasaporte para Londres-2012

TOLEDO Actualizado:

Terminó el exitososo mes de julio para el deporte español y agosto comenzó con la misma fuerza de viento favorable. Alberto Fernández ha ganado el Campeonato del Mundo de Tiro, en la modalidad de Foso Olímpico, tras una brillante remontada en las magníficasa instalaciones de Munich (Alemania), escenario de los JJ. OO del año 72.

Este logro deportivo lleva consigo, paralelamante, el pasaporte para la próxima Olimpiada de Londres, a disputar en el verano de 2012. Se trata del primer deportista español que se asegura puesto para la gran cita olímpica en la capital del Támesis.

Aunque nacido en Madrid hace 27 años, Alberto Fernández Muñoz se siente toledano, pues no en vano sus raíces familiares están en Belvís de la Jara. Allí acude con mucha frecuencia para «salir al campo» y desconectar de la tenisón de la alta competición junto a sus amigos.

Lo lleva en los genes

Desde muy pequeño sintió atracción por la escopeta, por la caza. circunstancia habitual en una comarca de tanta tradición como es La Jara. En sus primeras correrías de niño ya su puntería fue en aumento y poco a poco se ha convertido en una referencia mundial en el tiro.

Becado por el Plan Clamo (Castilla-La Mancha Olímpica), este excepcional deportista cuenta con un total apoyo de la Federación Española de Tiro, cuyo presidente es precisamente otro toledano, Rodrigo de Mesa Ruiz. A Alberto Fernández se le ve «tirando» en muchas ocasiones en el toledano Polígono de Tiro La Bastida, «unas instalaciones magníficas», según el tirador de Belvís de la Jara. El campeón ha señalado que «hay mucha afición en Toledo y en el resto de la región por este deporte. La verdad es que muy competitivo y te «engancha» para siempre. Es una batalla contra tí mismo».

Alberto relata tras su vuelta de Munich como se desarrolló este Mundial indicando que «me siento muy afortunado y muy contento, es el mejor momento de mi historia deportiva, estoy contentísimo. Tuve una

competición muy complicada, fui de menos a más. Fue un jornada de tiro muy dura, pero lo importante era pasar a la final, y pegamos un estacazo que todavía no me lo creo».

Alberto llegó a la final en quinta posición tras ganar a seis rivales en el desempate. A continuación, en la final, superó a dos rivales al término de la tercera serie y encarriló una racha que le dio el título con 23 platos «rotos» y un total de 144.

La cita de Londres tiene que ser su revancha de Pekín 2008. Analiza aquella decepción indicando que «creo que lo que me pasó es lo que le sucede a casi todos los deportistas en su primera participación en unos Juegos Olímpicos, es decir, que sufrí el llamado “pánico escénico”». «Esta horrible sensación se apodera de ti, te bloquea y no te sientes cómodo en ningún momento de la competición —añade—. Han pasado dos años y ahora ya me encuentro muy centrado y ya he ovidado el disgusto de Pekín, que me llevó casi a la cola de la clasificación».