La tensión entre Barreda y Bono obliga a Page a modificar la Presidencia del PSOE
Bono y García-Page, delante de Barreda, en las Cortes de Castilla-La Mancha en el año 2000

La tensión entre Barreda y Bono obliga a Page a modificar la Presidencia del PSOE

Bono dice que su relación con su sucesor «es como un matrimonio que lleva mucho tiempo junto»

TOLEDO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, reflexionaba ayer sobre el papel que tendrán en el seno de la nueva Ejecutiva del PSOE de Castilla-La Mancha —que dirigirá tras el congreso de este fin de semana— los expresidentes autonómicos José Bono y José María Barreda, que en los últimos tiempos han mantenido una relación bastante tirante, —por no decir un abierto desencuentro—, motivado por la consideración del ex presidente del Congreso de que Barreda habría dilapidado en los últimos años todo el trabajo liderado por él en la región al frente de la Junta de Comunidades.

Como ya avanzó ABC el pasado lunes, Page tiene ya en su cabeza la composición de la que será su nueva Ejecutiva, pero hasta el último momento quiere buscar el máximo consenso para confeccionar una candidatura —es posible que hoy anuncie que por fin la presenta— en la que tendrán un papel relevante Jesús Fernández Vaquero, muy posiblemente como secretario de Organización; el alcalde de Cuenca, Juan Ávila, y algún otro alcalde de la región , ya que el municipalismo es una de las vías alentada por García-Page durante la campaña del recién celebrado Congreso Federal del PSOE junto a un grupo de alcaldes de toda España.

La ejecutiva de Page combinará equilibrio entre «barredistas» y «emilianistas», en aras a ese deseado consenso y en un intento de mantener pacificado el aparato regional que salga del congreso, sobre todo teniendo en cuenta la división existente en algunas provincias como Albacete y Guadalajara. Fuentes del PSOE han señalado a ABC que «aunque Page se siente liberado de ataduras», tiene ante sí un dilema: qué hacer con Barreda y Bono y con la figura del presidente del PSOE regional, que en la actualidad ostenta el segundo. Por este motivo y para «no desvestir a un santo para vestir a otro», es posible que Page no nombre presidente del PSOE a Barreda en sustitución de Bono, sino que ambos, en su calidad de expresidentes autonómicos, formen parte de un nuevo órgano carente de poder ejecutivo en el que los dos expresidentes autonómicos podrían guardar una cierta equidistancia y serían miembros natos de la nueva Ejecutiva regional, aunque se desconoce si continuará la figura de presidente.

Ayer, en declaraciones a Ep, Bono aseguró que «el futuro político en Castilla-La Mancha tiene un nombre: Emiliano García-Page, un líder excepcional que tiene acreditadas muchas cualidades, entre ella su experiencia, su cercanía, su inteligencia y su capacidad de trabajo». Sobre su relación con Barreda, dijo que es como un matrimonio que lleva mucho tiempo junto y que no se ha «roto» porque «existe un afecto recíproco».

Caballero, optimista

En rueda de prensa, el todavía secretario de organización del PSOE regional, José Manuel Caballero, dijo ayer que su partido celebrará este fin de semana el congreso regional «más importante» desde su constitución, al que acuden «unidos y fuertes» y en el que se prevé un apoyo mayoritario a García-Page como secretario general, informa Efe. Caballero presentó el congreso bajo el lema «La respuesta que necesita Castilla-La Mancha», que mostrará al PSOE como la solución a los problemas de los ciudadanos. Reiteró que el PSOE se mantiene «unido, en pie y dispuesto a trabajar por esta tierra» y confía en que, antes de que a primera hora del sábado se inicie el congreso, García-Page habrá hecho oficial su disponibilidad de ocupar la Secretaría General.

Añadió que el nuevo secretario general del PSOE en la región también será, como recogen los estatutos, el presidente del Grupo Socialista en las Cortes, por lo que «si Emiliano es el secretario general, como parece que quieren los delegados, será también presidente del grupo». Albacete aporta 52 delegados, Ciudad Real 84, Cuenca 33, Guadalajara 29, Toledo 79 y las Juventudes Socialistas, 20 delegados. Por sexos, el 55 por ciento de los delegados son hombres y el 45 por ciento restante, mujeres, con una edad media de 41 años y en su mayoría alcaldes y concejales. García-Page será elegido sobre las seis de la tarde de mañana sábado.

Las provincias

Álvaro Gutiérrez, José Manuel Caballero y Manuel González Ramos se perfilan como los nuevos secretarios generales del PSOE en las provincias de Toledo, Ciudad Real y Albacete, respectivamente, mientras que en Guadalajara sigue sin haber alguna opción claras. En Cuenca, José Luis Martínez Guijarro anunció ayer en rueda de prensa que ya se ha puesto a disposición del alcalde de Toledo, Emiliano García Page, para afrontar ese reto, pese a que a principios de esta semana aseguró que esperaría al cónclave regional para adoptar una decisión. Los militantes le han pedido que continúe en el cargo y por eso se presentará para que así sea. Sobre una posible candidatura alternativa, Martínez Guijarro dijo que «siempre» es posible, aunque apeló a la unidad del partido, informa I.P.