Emilio Bravo invita a los morachos a que participen en todos los actos de las fiestas
Emilio Bravo invita a los morachos a que participen en todos los actos de las fiestas - ABC

«Trabajo para conseguir que Mora sea un lugar mejor para vivir»

Emilio Bravo llegó a la Alcaldía de Mora en 2011 y en siete años ha conseguido controlar el gasto y bajar los impuestos. Y está dispuesto a continuar

ToledoActualizado:

Hablar de Mora (9.900 habitantes) es hacerlo del aceite de oliva virgen extra, el producto más representativo del municipio. En torno a este zumo de la aceituna hay una gran celebración antes del verano, pero no la única de la que le gusta presumir a su alcalde, Emilio Mora.

La fiesta del Olivo, Santa Ana y ahora la feria de septiembre, ¿en Mora les va la jarana?

Las fiestas del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz son las de toda la vida de Mora. Este año hemos apostado mucho por los artistas morachos, aparte de las verbenas y actuaciones de artistas locales en el auditorio y una novillada picada con novilleros locales, vaquilla, gran prix, teatro, verbenas ..., espero que sea a una semana en la que la gente lo pase muy bien.

Y los morachos son muy participativos y se entregan mucho en las fiestas

Sí. Evidentemente lo más fuerte será el fin de semana, pero llegan hasta el jueves y mientras el cuerpo aguante... Son siete días de fiesta y hay tiempo para todo. Espero y deseo que la gente de Mora se divierta y se comporte cívicamente como siempre y todas las personas que quieran venir los recibiremos con los brazos abiertos.

¿Cómo ha sido el último año en el Ayuntamiento?

Ha sido un año de mucho trabajo, muy intenso, y gracias a Dios estamos saliendo de la crisis y cada vez hay menos parados. Lo que más me preocupa es que haya vecinos de Mora sin trabajo, cada día me acuesto pensando si he sido capaz de colaborar para que un moracho haya encontrado un puesto de trabajo.

Siempre dice que ha logrado hacer más con menos

Efectivamente, estamos demostrando que sabemos hacer más con menos, algo a los que nos comprometimos con los vecinos y que estamos cumpliendo. Mora es uno de los pocos pueblos donde no se paga tasa de basura, y a los autónomos y las empresas se lo hemos bajado un 30%. También ha disminuido el IBI, en los últimos dos años un 20%, lo que supone alrededor de 60 o 70 euros menos en el recibo de cada vecino. Si a ello sumamos que hace ocho años se pagaban 60 euros de basura, son 480 euros los que cada domicilio de Mora se ha ahorrado desde que soy alcalde.

Y ha sido posible gracias a ...

Gracias a controlar el gasto. Cuando mi equipo llegó al ayuntamiento estaba prácticamente en bancarrota, facturas de dos años sin pagar. Ahora estamos pagando a poco más de 40 días. ¿Cómo se hace? Viendo muchos presupuestos, ahorrando y mirando la economía como cada uno la miramos en nuestra casa. Seguiremos trabajando para conseguir que nuestro pueblo sea un lugar seguro y tranquilo, en definitiva, un lugar mejor donde vivir.

Y bajando impuestos, ¿cómo consigue mantener la inversión?

Precisamente para este 2018 hemos aprobado el presupuesto más inversor de cuantos he presentado como alcalde. Destinaremos 700.000 euros a la mejora de nuestro pueblo e instalaciones municipales. Hay que destacar los 400.000 euros para la construcción de un nuevo pabellón polideportivo o los 300.000 para la mejora de la pavimentación de los accesos a la piscina y un ambicioso Plan Anual de Asfaltado con el que se renovarán once calles. Y lo mejor es que una gran parte de estos fondos no saldrán de las entidades financieras, lo que es una muy buena noticia.

Hasta que acabe la legislatura, ¿que otros proyectos abordará?

Estoy pendiente del polígono industrial, quedan unos últimos trámites para ampliarlo, seguiremos adecentando nuestro pueblo en un compromiso con los vecinos de quitar una caseta de la luz porque está cerca de las viviendas y pendiente de que la Junta de las últimas autorizaciones para el soterramiento y convertirlo en un parque. Más del 90% de los compromisos adquiridos al comienzo de la legislatura se habrán cumplido cuando finalice el año.

Son casi ocho años como alcalde de Mora. ¿Le apetece continuar?

De momento tengo ganas de terminar esta legislatura y voy a hacer lo que los vecinos de mi pueblo crean que es lo mejor. Poder trabajar y dar lo mejor que tengo por Mora, ser representante dentro y fuera del municipio, ha sido lo más reconfortante que le puede pasar a uno en política. Si veo en el ambiente que la gente de Mora quiere que me presente, lo haré, pero nunca seré un palo en las ruedas del carro. En la política se está de paso. Hay que tener ilusión, y yo la tengo, pero también hay que hacer muchas cosas por la localidad de Mora en los próximos meses.