Interior de la Sala Capitular, con una representación del Juicio Final al fondo
Interior de la Sala Capitular, con una representación del Juicio Final al fondo - Catedral de Toledo

La sala capitular de la catedral de Toledo estará restaurada para el mes de octubre

El restaurador Sánchez-Barriga ha puntualizado que «en unos días» la cripta del templo primado volverá a abrirse al público después de cuatro siglos

ToledoActualizado:

Las obras de restauración de la sala capitular de la catedral de Toledo, construida por el cardenal Cisneros hace 500 años y que se haya inmersa en un proceso de restauración de las pinturas al óleo sobre muro de yeso realizadas por Juan de Borgoña, estarán terminadas en octubre cuando se den por concluidos los seis sectores que faltan por limpiar y restaurar.

Así lo ha anunciado el restaurador de la catedral, Antonio Sánchez-Barriga, en una visita de periodistas a la sala capitular, en pleno proceso de remodelación de sus pinturas, al término de la rueda de prensa en la que el deán de la Catedral, Juan Miguel Ferrer, ha presentado el segundo número de la revista «Catedral de Toledo».

Un equipo multidisciplinar, formado, entre otros, por un arquitecto y varios historiadores, físicos, químicos y restauradores, se han propuesto a limpiar y restaurar la superficie de las pinturas que han quedado dañadas por los numerosos repintes.

Para llevar a cabo estas obras, la catedral dispone de un presupuesto de entre 200.000 y 300.000 euros y la empresa concesionaria para la restauración es Geocisa.

Sánchez Barriga ha comentado como este proyecto de remodelación tiene como objetivo la eliminación de los añadidos fruto de las transformaciones de las pinturas del maestro renacentista Juan de Borgoña.

Además, a esta intervención se le suma la restauración de Francisco de Aguirre en el año 1635. «Es a quien más se le pagó y quién actuó en las pinturas en una época en la que se lavaban con lejía y piedra pómez», ha subrayado el restaurador de la catedral.

Sánchez-Barriga también ha señalado como en las cinco de las seis escenas restauradas «afloran colores claros y potentes y se deja atrás la oscuridad de colores opacos, resultado de los distintos repintados».

El restaurador de la Catedral Primada ha desvelado que el artesonado «ya está limpio» y, para ello, se ha implementado un «proceso de restauración conservativa» con la intención de fijar «toda la parte del oro que se estaba cayendo».

Iluminación de la sala capitular

En cuanto a la iluminación de la sala capitular va a ser «perimetral» y no afectará al artesonado ya que dispondrán de «líneas horizontales de tensores que no se van a ver desde abajo y la luz quedará flotando a dos metros de distancia de la pintura».

La sala capitular de la catedral de Toledo es una de las joyas del templo y, en el ámbito eclesiástico, es el lugar donde el cabildo (la institución que administra la Catedral) se reúne para tomar decisiones.

Respecto a la cripta Sánchez-Barriga ha puntualizado que «en unos días» volverá a abrirse al público después de cuatro siglos, un espacio que custodia los restos de Santa Úrsula y una talla del Santo Entierro del maestro escultor Diego Copin.