Judías estofadas con chirlas y una foto de Franco, en Casa Pepe
Judías estofadas con chirlas y una foto de Franco, en Casa Pepe - ABC

Polémica por la calle dedicada al dueño de Casa Pepe, el templo del franquismo en Despeñaperros

El propietario murió en 2013 y hace dos meses el pleno de la corporación decidió otorgarle una calle en ausencia de la alcaldesa socialista de Almuradiel

Ciudad Real Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Hace dos meses, el Ayuntamiento de Almuradiel, en ausencia de la alcaldesa socialista, aprobó con los votos del PP y la abstención de Ciudadanos, dedicar una calle en la pedanía de Venta de Cárdenas, al fallecido Juan Navarro, propietario de «Casa Pepe», un bar de carretera convertido en un auténtico templo del franquismo, situado en plena N-IV, a pocos kilómetros de Despeñaperros.

Ahora, tras un denuncia realizada Podemos, la alcaldesa de Almuradiel (Ciudad Real), María Asunción del Moral, ha anunciado que va a luchar por retirar esta dedicatoria a este vecino que, según dijo, «hacía apología de Franco y de Hitler» tanto a título personal como en su establecimiento. En declaraciones a Ep, Del Moral ha dicho que «no tiene sentido» que este vecino, fallecido en 2013, tenga este reconocimiento en la localidad. «Esta persona a mí me merece todos los respetos, pero que tenga reconocimiento dando nombre a una calle, no lo veo», ha manifestado la primera edil, quien ha recordado que este vecino, además de «apología» de Franco y de Hitler, «hablaba de que la mujer tenía que estar en la cocina».

El hijo de quien fuera propietario del restaurante Casa Pepe en la localidad ciudadrealeña de Almuradiel, Juan José Navarro, ha retirado la placa en homenaje a su padre instalada en la calle que desde hace dos meses lleva su nombre, con la intención de evitar «más polémica» y para «no perjudicar al pueblo». Navarro ha explicado a Ep que la iniciativa de otorgar a una calle de la pedanía de Venta de Cárdenas el nombre de su padre vino impulsada por la Asociación de Vecinos del barrio.

Igualmente, ha incidido en que su padre, fallecido en 2013, «trataba bien a todo el mundo, fuera como fuera», y se dedicó a dar trabajo a la gente y a ofrecer «un buen producto y servicio» en Casa Pepe.

La decisión de otorgar al dueño de Casa Pepe una calle en su nombre con la correspondiente placa fue adoptada por el pleno de Almuradiel, en una sesión en la que se ausentó la alcaldesa, la socialista María Asunción del Moral. El visto bueno lo dieron los dos votos afirmativos de los dos concejales presentes del PP, frente al voto en contra del único concejal del PSOE presente y la abstención de los dos ediles de Ciudadanos.

Además, Ciudadanos ha abierto un expediente informativo a sus dos concejales en el Ayuntamiento de Almuradiel (Ciudad Real), después de que se abstuvieran en la votación. Según argumenta C's, el homenajeado, Juan Navarro Muñoz, es «una persona cuya ideología es abiertamente contraria a los principios y valores democráticos que defiende esta formación».

Según ha informado Ciudadanos en nota de prensa, desde la formación naranja «se condenará siempre con contundencia cualquier conducta de este tipo y se tomarán las medidas oportunas para evitar que se produzcan».

Fue el partido Podemos de Valdepeñas ha sido quien ha denunciado este extremo a través de un comunicado de prensa este martes, en el cual explicaba que el vecino ahora homenajeado con el nombre de una calle «quiso convertir su local en un museo franquista». Un establecimiento, explican, «con profusión de símbolos, fotos y frases del más puro estilo xenófobo, dictatorial y machista». «El dueño murió y su hijo, heredero de semejante legado, ha celebrado la iniciativa de cierta asociación del pueblo al que pertenece este bar, de homenajear al hostelero fundador dando su nombre a una calle de la localidad de Almuradiel», argumentan desde la formación morada.

Según denuncian, esta iniciativa fue llevada a pleno y fue aprobada con los votos a favor del PP y la abstención de C's.

«Quien haya visto el bar y quien haya escuchado al dueño fallecido no tendrá más remedio que concluir que era toda una apología del franquismo, del racismo y del machismo. Que estaba claramente ofendiendo a las víctimas del franquismo y sus familiares. Que estaba incumpliendo la Ley de Memoria Histórica. Que estaba vulnerando la Declaración Universal de los Derechos Humanos al denigrar e insultar a ciudadanos por razón de su raza o su género», critican desde Podemos. Por ello, este partido ha exigido la «inmediata retirada» de la placa con el nombre del hostelero y «la restitución del honor democrático y antifascista al pueblo de Almuradiel».