Enrique Fernández-Miranda y José Ángel Martínez Sanchiz, en la firma del convenio entre la Diputación de la Grandeza y el Consejo General del Notariado
Enrique Fernández-Miranda y José Ángel Martínez Sanchiz, en la firma del convenio entre la Diputación de la Grandeza y el Consejo General del Notariado - ABC

La nobleza firma un acuerdo con los notarios para evitar títulos falsos

Se trata de impedir casos como el del «príncipe de Marbella», que llegó a publicarse en el BOE

MadridActualizado:

Dar apariencia de legalidad a un título nobiliario falso o inventado, como hizo el «príncipe de Marbella» y como tratan de hacer decenas de personas, resulta cada vez más difícil. La Diputación de la Grandeza de España y Títulos del Reino, y el Consejo General del Notariado firmaron ayer un convenio con ese fin: evitar que un documento notarial pueda ser utilizado para hacer creer a terceros que se está en posesión de una Grandeza de España o de un título.

El convenio lo firmaron el presidente del Consejo General del Notariado, José Ángel Martínez Sanchiz, y el decano de la Diputación de la Grandeza,Enrique Fernández-Miranda Lozana, duque de Fernández-Miranda.

La firma de este acuerdo se produce meses después de que un ciudadano llamado Antonio Pleguezuelos consiguiera publicar en el BOE un edicto firmado por un notario que le atribuía el falso título de «príncipe de Marbella». Estos hechos están siendo investigados por el Juzgado de Instrucción número 3 de Marbella, que ha imputado al falso príncipe y al notario por un presunto delito de prevaricación.

Y es que la concesión de títulos nobiliarios es una prerrogativa reservada al Rey, y el único documento que acredita su posesión es una Real Carta de concesión, de sucesión o de rehabilitación, expedida por el Rey y refrendada por el ministro de Justicia. O, en su caso, la Real Carta de autorización de uso en España de un título extranjero, expedida también por el Rey y refrendada por Justicia.

Con el acuerdo, ambas entidades quieren contribuir a preservar los derechos y prerrogativas reservados al Rey en la Constitución y las competencias atribuidas legalmente al Ministerio de Justicia. Asimismo, desean evitar que los ciudadanos pudieran ver lesionados sus derechos e intereses legítimos, incluidos los patrimoniales, cuando bajo la apariencia de la posesión inexistente o ilegítima de un título nobiliario se pretendieran perpetrar actuaciones fraudulentas o delictivas.

En virtud del acuerdo, la Diputación de la Grandeza se compromete a tener actualizada la Guía de Títulos y a atender las consultas de los notarios, mientras que el Consejo General del Notariado informará a los notarios de las cautelas que deben adoptar para evitar que un documento notarial pueda dar apariencia de titularidad a un título nobiliario falso o falsificado.