El Rey Felipe VI recibió ayer en el Palacio Albéniz de Barcelona al presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre - EFE

La empresa pide ayuda al Rey por la reputación de Barcelona

Don Felipe recibe en Barcelona a Fomento del Trabajo y al lobby Barcelona Global

BarcelonaActualizado:

El Rey Don Felipe visitó ayer Barcelona por tercera vez en lo que va de año, y por tercera vez se hizo evidente el contraste entre una clase política independentista instalada en la hostilidad, y una sociedad civil que reclamó al monarca ayuda precisamente para superar las consecuencias de los últimos años de tensión. Por la noche, el Rey participó en la entrega de premios de la Noche de la Logística, impulsado por el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona (CZFB), un encuentro al que no acudió ni el presidente de la Generalitat ni ninguno de sus consejeros.

El plante del gobierno catalán refleja el desprecio con el que el ejecutivo de Quim Torra trata todo aquello que no esté en el terreno del procesismo, una actitud que contrasta con la de las organizaciones empresariales y profesionales a las que unas horas antes el Rey había recibido en audiencia. Así, por ejemplo, preocupados por lo que consideran una alarmante degradación de la imagen de la capital catalana, la organización Barcelona Global le pidió al Rey que ayude a recuperar la «reputación» de una ciudad que, reconocen, tiene un «problema político», tal y como explicó a la salida de la recepción Pau Guardans, al frente de este lobby de empresas, profesionales e instituciones culturales y científicas a favor de la ciudad. Guardans señaló que Don Felipe se preocupó por la «importancia de las ciudades como punto de encuentro donde se desarrollan los proyectos fundamentales de la sociedad».

Barcelona Global y Don Felipe no hablaron de cuestiones empresariales y políticas, aseguró Guardans, aunque sí que el Rey se preocupó por el estado una ciudad que ha sufrido por «la agitación política, episodios de turismofobia o inseguridad como los atentados de 2017». Resumiendo, Guardans aludió al papel de Don Felipe en este proceso: «Yo creo que la Corona siempre ha tenido un papel importantísimo como embajadora de la reputación de la ciudad, y todo lo que pueda hacer será bienvenido».

Además de a Barcelona Global, el Rey también recibió a Josep Sánchez Llibre, presidente de Fomento del Trabajo, la histórica patronal catalana que le planteó también su pretensión de que Barcelona sea un «‘hub’ industrial y de innovación del sur de Europa». En contraste con una institución como la Cámara de Comercio, cuyo nuevo presidente plantea una consulta interna para declarar a Don Felipe personan non grata, Fomento se brindó como la «la casa grande de todos los empresarios catalanes».

«Voluntad de participar»

Antes de las audiencias con las organizaciones empresariales, Manuel Albiac, decano del Colegio de Abogados de Tarragona, explicó tras recibir a esta institucion en el barcelonés Palacete Albèniz que el Rey les expresó sus «ganas» de seguir visitando Cataluña y su «voluntad de participar en la vida social catalana».