Erupciona el volcán Alpidio
Armas (centro), ayer al ofrecer una rueda de prensa - EFE

Erupciona el volcán Alpidio

El presidente del Cabildo de El Hierro explota y pide al Gobierno de Canarias que reabra el túnel de Los Roquillos y cree que fue exagerada la evacuación de La Restinga

VALVERDE Actualizado:

La crisis vulcanológica que atraviesa la isla de El Hierro no produjo ayer sacudidas bajo los pies de sus habitantes, pero sí temblores de carácter político. No en vano el presidente del Cabildo Insular, el socialista Alpidio Armas, cuestionó las decisiones que ha tomado el Ejecutivo autonómico en el marco del Plan Especial de Protección Civil porRiesgo Volcánico (Pevolca), incluida la determinación de desalojar la localidad costera de La Restinga, y pidió la inmediata reapertura del túnel de Los Roquillos, que une los municipios de Valverde y Frontera. Ya por la noche, el pleno de la Corporación insular votó por unanimidad instar al Gobierno de Canarias a que reabra el túnel, cerrado desde finales de septiembre como medida preventiva ante posibles desprendimientos

El dirigente del PSOE, en lo que comenzó siendo una intervención para exponer que los técnicos del cabildo consideran que el túnel puede ser ya reabierto, acabó reconociendo que, “a título personal” y con los datos científicos que hasta ayer se conocían, no hubiera decidido evacuar La Restinga. Tan es así, que, si de él dependiese, permitiría que el medio millar de vecinos desalojados volvieran a sus casas. Armas –que ocupa la presidencia insular desde hace apenas un par de meses, tras la moción de censura contra la nacionalista Belén Allende– explicó que cuando le fue comunicada la evacuación ya varios científicos le advirtieron de lo “exagerado” de la medida. “Me opuse –en las reuniones del Pevolca– a la evacuación de la gente de La Restinga. He defendido una cosa dentro del plan de seguridad y otra fuera, y ruego me disculpen, pero, si de mí hubiese dependido, no lo habría hecho”.

Desde el Gobierno de Canarias, que respondió a las palabras de Armas a través de un comunicado y que por el momento descarta atender la petición del grupo de gobierno insular, su director general de Emergencias y Seguridad, Juan Manuel Santana,advirtió al cabildo de que, antes de la reapertura del túnel, debe “garantizar” la seguridad de los ciudadanos.

“Tenemos un municipio que se nos está muriendo”Con todo, la preocupación primera del Ejecutivo herreño, que integran PSOE y PP, es el cierre de la conexión de la capital, Valverde, con el principalnúcleo comercial y poblacional de la isla, el municipio de Frontera. Secundado por sus consejeros y representantes de los tres ayuntamientos y con el apoyo de sindicatos y asociaciones empresariales, Armas pidió la inmediata reapertura del túnel de Los Roquillos, cerrado desde el 27 de septiembre, una decisión que compete al Gobierno de Canarias, habida cuenta de que el semáforo de alerta en la isla permanece en amarillo, lo que implica el cambio de competencias en materia de carreteras. “Pedimos al Gobierno que ponga el semáforo en verde; tardaremos entonces dos minutos en abrir el túnel”, aseguró el socialista, a cuyo juicio se han tomado decisiones “desmesuradas” y “más allá de garantizar la seguridad”.

El también diputado regional y su consejera en materia de Emergencias y Seguridad aseguraron que precisamente ahora, tras más de 9.000 fenómenos sísmicos, “ha sido cuando menos piedras han caído”. A su juicio, que se sustenta, según afirmaron, en diversos informes técnicos, los riesgos que implica la circulación por el túnel no son mayores que antes del comienzo de la crisis volcánica, mientras que su cierre ha provocado que La Frontera “se esté muriendo”.

Armas recordó que ya antes de que estallase la crisis volcánica, el anterior gobierno insular, de Coalición Canaria, tomó medidas para garantizar la seguridad de la circulación y que, “en estos momentos, apenas hay cuatro piedras, y la mayor de ellas tiene 40 centímetros”.

Los vecinos: “Esto no puede continuar así”En paralelo a la crisis política, aumenta la incertidumbre entre los vecinos de Frontera y la preocupación entre sus empresarios, para quienes el túnel de Los Roquillos supone una infraestructura “vital”. De hecho esta vía, para la que fue necesario horadar una de las majestuosas paredes de la isla, permite conectar en apenas 15 minutos Valverde y Frontera. La única alternativa, seguir la carretera de la cumbre, lleva más de una hora y dificulta el tránsito de vehículos pesados, como los de transporte de las mercancías que, desde el puerto capitalino, tienen su destino en Frontera.Precisamente ello impidió hasta 2003, año de inauguración de la nueva vía, el despegue económico definitivo del valle.

No es de extrañar, pues, que tal como avanzó el alcalde del municipio, David Cabrera, los empresarios hayan decidido organizar hoy una manifestación contra la decisión de mantener cerrado Los Roquillos. “La carretera de la cumbre ha pasado a un segundo plano, casi exclusivamente turístico, y la economía del valle de El Golfo –enclave en que descansa el municipio– depende del túnel”, dijo el regidor municipal, quien alertó de que al lógico descenso del número de pernoctaciones de los turistas, de alrededor del 70%, se ha unido quelas ventas de los negocios de la localidad han caído estos días drásticamente, amén de haberse disparado los costes del transporte de mercancías, que han de llegar ahora por la sinuosa carretera de la cumbre.

“Esto no puede continuar así”, comentó ayer uno de los empresarios hosteleros del municipio, quien ahondaba en que, al margen de las repercusiones en la economía local, hay que considerar también el problema social de mantener a las dos localidades más pobladas de la isla casi “de espaldas”.“Estamos subsistiendo con las ventas a los vecinosde aquí, porque el turismo se está marchando y no está entrando nadie más”, avisó otro de los comerciantes. “El mayor problema no viene de los terremotos ni las erupciones, sino del cierre del túnel”, sentenciaba.

La situación en el municipio es tan difícil, según su alcalde, que el pasado día 5 de octubre, el pleno del consistorio decidió decretar la emergencia social y económica de la localidad: “Lo que está ocurriendo en el valle de El Golfo es insostenible”.

A juicio de los vecinos, y como también reconoció el mismo Alpidio Armas, el riesgo es inherente a la circulación por Los Roquillos desde el mismo día de su inauguración, algo de lo que los ciudadanos herreños son conscientes: “Siempre han caído piedras, y seguirán cayendo. No pueden decir que se cierra por eso, porque entonces nunca se abría abierto”, defendió Manuel, uno de los vecinos de la parte más oriental de la pequeña localidad.

Ocurre, eso sí, que la proyección de la infraestructura viaria no incluyó los riesgos derivados de los fenómenos volcánicos, un extremo que la normativa de entonces no obligaba a considerar y en el que se ampara el Gobierno de Canarias para mantener el cierre. No obstante, y al margen de la afección a la economía de la zona de El Golfo y, por extensión, de toda la isla, el cabildo asegura manejar diversos informes que defienden que no se han producido daños y que los riesgos potenciales no se han incrementado, de ahí que no entienda cómo ahora cuando los terremotos han bajado en número e intensidad no se abra de inmediato el acceso: “El Gobierno no se ha dado cuenta de la magnitud de esta decisión, la gente de El Golfo está en una situación límite. ¿Que puede caerle una piedra a un coche?, pues sí, pero la posibilidad no es mayor que hace cinco meses, por ejemplo”, aseguró el presidente insular.