El presidente de Ryanair, Michael O'Leary, atiende a los medios en España
El presidente de Ryanair, Michael O'Leary, atiende a los medios en España - ERNESTO AGUDO

El presidente de Ryanair ha comprado un palacio barroco en el casco antiguo de Palma

El posible precio de adquisición del inmueble rondaría los 10 millones de euros como mínimo

Palma de MallorcaActualizado:

El presidente de Ryanair, Michael O'Leary, ha comprado un palacio barroco en el centro histórico de Palma, en concreto en la calle Sant Jaume, por una cifra que rondaría los 10 millones de euros como mínimo. La noticia, avanzada este jueves por el semanario «Mallorca Zeitung» y por «Diario de Mallorca», y confirmada por ABC, ha trascendido en un momento delicado para la compañía.

Cabe recordar que para los días 25 y 26 de julio está prevista una huelga de tripulantes de cabina de Ryanair, situación que ha obligado a la aerolínea irlandesa a cancelar hasta 600 vuelos en toda Europa y unos 400 trayectos en España para intentar minimizar el impacto de los paros programados en las dos fechas citadas.

Por lo que respecta a la citada operación de compraventa del palacio palmesano, se habría llevado a cabo hace ya algunos meses, a través de una sociedad interpuesta. El precio originario de venta fijado por los antiguos propietarios era, al parecer, de unos 18 millones de euros, si bien finalmente el precio acordado habría sido sensiblemente inferior. La calle Sant Jaume se encuentra muy cerca del paseo des Born, una zona considerada en la actualidad como «la milla de oro» de la capital balear, por las elevadas cantidades que hay que abonar ahora para poder alquilar o adquirir un edificio en dicha zona.

Según «Mallorca Zeitung», el inmueble comprado por O'Leary ocupa casi una manzana entera de la calle Sant Jaume, tiene una superficie de 2.837 metros cuadrados útiles y cuenta con tres patios, un jardín con palmeras y varios salones. Los orígenes de esta casa se remontan al siglo XIV, si bien su fisonomía arquitectónica actual data de 1741.

En estos momentos se desconoce si O'Leary utilizará dicho palacio como segunda residencia familiar o si reformará todo el inmueble con la intención de comercializar luego distintos pisos poniéndolos a la venta. Otra posible opción sería reconvertir todo el edificio en un hotel de lujo, posibilidad esta última que se vislumbra más lejana en estos momentos, teniendo en cuenta las limitaciones urbanísticas fijadas en ese sentido por el actual equipo de gobierno tripartito del Ayuntamiento de Palma.