Las detenciones han sido practicadas por la Guardia Civil
Las detenciones han sido practicadas por la Guardia Civil - Efe
Sucesos

Cuatro detenidos por el caso del menor abrasado con ácido en Caspe

La excuñada del menor y un tío de ella están acusados de contratar al autor material. Otra mujer acusada de encubrimiento

Zaragoza Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Guardia Civil ha dado por resuelto el caso del menor de edad que fue abrasado con ácido el pasado 3 de mayo en Caspe (Zaragoza). Han concluido que fue un ataque por encargo, urdido por la excuñada de la víctima y un tío de ella. Lo hicieron para vengarse de un hermano del menor, que había roto con ella y que se había marchado a Alemania. La familia de la víctima es de origen marroquí y lleva asentada en Caspe desde hace años.

Según ha informado la Guardia Civil, los acusados de encargar el brutal ataque con ácido contrataron a un delincuente para que lo ejecutara, un individuo de 37 años, con un largo historial policial, que ya fue arrestado el 21 de mayo en Zaragoza capital y que permanece en prisión provisional en la cárcel de Zuera.

Tras aquella primera detención, la Guardia Civil fue encajando el resto de piezas y ahora ha completado la detención del resto de implicados. Ha detenido en Caspe (Zaragoza) a la expareja sentimental del hermano de la víctima, de 26 años, y un tío de esa joven, de 41. Se les acusa de un presunto delito de asesinato en grado de tentativa -por haber encargado el ataque-, otro de amenazas de muerte y coacciones a la familia de la víctima, y un tercer delito de pertenencia a grupo criminal. Este tercer delito se les imputa por haberse «acreditado que estos dos detenidos, junto con el autor material, se concertaron con el fin de cometer el delito de asesinato en grado de tentativa», según ha informado la Guardia Civil.

Además, también ah sido detenida otra mujer, de 47 años y nacionalidad española, acusada de un delito de encubrimiento, ya que los investigadores consideran probado que era conocedora de toda la maniobra y no la destapó.

Las mismas fuentes han explicado que el menor fue atacado en cumplimiento de las amenazas que la joven y su tío habían lanzado a la familia de la víctima. Ambos llegaron a viajar a Alemania para intentar localizar a la expareja de la joven tras la ruptura de la relación sentimental, a finales de enero del presente año. No dieron con él en Alemania y, para intentar que regresara a Caspe, «ieron un ultimátum a la familia para que volviese, amenazando con causar daño físico a alguno de sus familiares en caso contrario». Tras pasar los días y no regresar, «cumplieron sus amenazas y contrataron a un tercero para que llevase a cabo la agresión con ácido».

El ataque se consumó el 3 de mayo, cuando el adolescente regresaba a su casa tras asistir a clase en un instituto de Caspe. En plena calle, a mediodía, un individuo le echó ácido por la cabeza y por la espalda. Sufrió gravísimas heridas por las que tuvo que ser trasldado en helicóptero al Hospital Miguel Servet de Zaragoza, donde permaneció en coma inducido durante días. Sufrió quemaduras en el 70% de su cuerpo, con graves lesiones en el rostro. Continúa ingresado en este hospital zaragozano.