«Foto de familia» de parte de los bebés nacidos este año en la Comarca de las Cuencas Mineras
«Foto de familia» de parte de los bebés nacidos este año en la Comarca de las Cuencas Mineras
Sociedad

La comarca de Teruel que paga hasta 1.200 euros por traer al mundo un bebé

Agobiada por la despoblación, la comarca de las Cuencas Mineras lleva años tirando de talonario para fomentar la natalidad

ZaragozaActualizado:

Hasta 1.200 euros por bebé nacido. Es lo que llegan a cobrar quienes tienen un hijo en la localidad turolense de Utrillas. Una subvención única, un «cheque bebé», con el que tratan de luchar desde hace años contra la despoblación. De esa cantidad, 800 euros los pone el Ayuntamiento y los 300 restantes el gobierno comarcal.

En la comarca turolense de las Cuencas Mineras luchan a la desesperada contra una despoblación que les convierte en uno de los territorios de Aragón -y de España- en situación demográfica más crítica.

Históricamente, estos pueblos vivían de las minas del carbón. Pero, conforme fueron cerrando, la falta de empleo disparó un éxodo brutal: en los últimos 50 años esta comarca turolense ha perdido el 64% de su población. De los 22.000 habitantes que tenía a principios de la década de los 60 ha pasado a tener apenas 8.000 repartidos por un total de 30 municipios.

De 30 años a esta parte, el problema se acentuó con el declive de la minería del carbón, que antaño no solo garantizaba muchos empleos en la zona sino también niveles de renta elevados.

La cabecera comarcal, Utrillas, ha perdido prácticamente la mitad de su censo de 30 años a esta parte: de tener más de 5.000 vecinos ha pasado a contar con unos 3.200. Y eso que Utrillas ha sido capaz, al menos, de sostener un cierto tejido industrial capaz de paliar parte de lo que perdió con el cierre de las minas. En otras muchas localidades de la comarca la situación demográfica es crítica.

Desierto demográfico, pueblos condenados

«Salcedillo, Anadón, Maícas o Plou son ejemplos de una despoblación brutal», explica a ABC el presidente de la Comarca de las Cuencas Mineras y concejal de Utrillas, José María Merino. «Si vamos ahora mismo a Salcedillo no nos encontraremos ni un solo vecino. En Anadón quizás nos encontremos dos o tres personas únicamente», explica. Son pueblos con un futuro inmediato que parece condenado a la extinción inminente.

Este negro panorama demográfico llevó al gobierno comarcal a instaurar unos «cheques bebé» hace casi 15 años. Desde entonces, las parejas que viven en alguno de los pueblos de esa comarca y que han tenido un hijo reciben una ayuda a finales del año en que se ha producido el alumbramiento.

Ese «cheque bebé» que entrega la comarca es de 300 euros en un pago único. Es un ayuda compatible con otras similares que puedan conceder los municipios concretos en los que reside el bebé. En Utrillas, por ejemplo, complementan la ayuda comarcal con otra municipal de 800 euros por nacimiento, además de entregar a la familia un pan de un kilo por eso de simbolizar que el bebé viene al mundo con el dicho de «un pan bajo el brazo». Es el ayuntamiento de la zona que más paga por fomentar la natalidad. En Escucha el «cheque bebé» municipal asciende a 300 euros, y en Montalbán a 250 euros.

Para cobrar estas ayudas se exigen ciertos requisitos básicos. Entre ellos, se requiere que la familia demuestre que lleva viviendo tiempo en la zona.

En estas últimas semanas del año se han entregado los «cheques bebé» por los nacidos en 2016. La comarca ha entregado un total de 37 ayudas, una por cada uno de los bebés nacidos en la zona.

La natalidad, muy por debajo de la mortalidad

«De las 30 localidades que componen nuestra comarca, este año solo ha habido nacimientos en 10; en las otras 20 no ha habido ni un solo alumbramiento», explica con preocupación José María Merino. «En Utrillas, este año hemos tenido 12 nacimientos, pero las defunciones habrán rozado la treintena», indica.

Pero, ¿son realmente efectivas estas ayudas para luchar contra la despoblación y fomentar la natalidad? «Evidentemente, que un matrimonio llegue a recibir 1.200 euros por haber tenido un bebé es algo que ayuda, pero tenemos nuestras dudas de que sea decisivo realmente para frenar la despoblación», confiesa el presidente de la Comarca de las Cuencas Mineras. «Lo que de verdad es decisivo es que haya empleo, que se creen empresas y oportunidades laborales; de lo contrario, la gente joven se ve obligada a marcharse en uno u otro momento», explica Merino.

Mientras tanto, en esta comarca están decididos a seguir adelante con su esfuerzo presupuestario en apoyo de la natalidad. Porque, hoy por hoy, es de las pocas acciones directas a las que pueden contribuir desde la administración comarcal y desde los ayuntamientos. De hecho, Utrillas incluso se decidió este año a incrementar el importe de su «cheque bebé» municipal: aumentó 100 euros respecto al que se pagaba en 2015, que ascendía a 700 euros y que se suma al de 300 euros que concede la comarca.