En cinco años, el censo de Aragón ha perdido 23.000 españoles y ha recibido 16.400 inmigrantes
En cinco años, el censo de Aragón ha perdido 23.000 españoles y ha recibido 16.400 inmigrantes - Fabián Simón
Sociedad

Aragón tiene cada vez más inmigrantes y menos españoles

En solo doce meses, la región ha perdido casi 3.000 autóctonos, pero ha sumado otros 11.000 extranjeros

Zaragoza Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La población inmigrante residente en Aragón sigue creciendo, tras haber retrocedido con fuerza durante los años de la crisis. Sin embargo, la población autóctona continúa retrocediendo. En los últimos doce meses, Aragón ha recibido 11.000 inmigrantes netos -saldo entre los que se van que los que llegan-, pero ha perdido otros 3.000 autóctonos, población nacida en Aragón o españoles residentes en la región. Lo ocurrido en los doce últimos meses no ha sido algo coyuntural, sino fruto de una tendencia que se arrastra desde hace años.

Así se desprende de los últimos datos de población en viviendas familiares publicados por el Instituto Nacional de Estadística. Según este informe, actualmente residen en Aragón 149.700 extranjeros, frente a los 138.300 que había hace justo un año.

De esos 149.700 extranjeros que están afincados en Aragón, 69.700 proceden de países de la Unión Europea, una cifra que se ha mantenido estable durante el último año. El resto, unos 80.000, son inmigrantes llegados de fuera de la UE, que es el segmento de población que está aumentando en esta Comunidad autónoma.

La recuperación económica ha hecho que Aragón vuelva a resultar un territorio atractivo para la inmigración, pero no tanto para los españoles. Los nuevos pobladores que atrae Aragón, en saldo neto, son exclusivamente extranjeros no europeos.

Las cifras del INE evidencian de forma contundente que la población autóctona sigue disminuyendo en Aragón, y confirman que el censo de esta región se mantiene exclusivamente gracias a la inmigración. Los datos del último año son elocuentes: de junio de 2018 a junio de 2019, Aragón ha ganado 11.400 extranjeros, pero ha perdido 2.400 españoles. Y no ha sido algo puntual, sino un fenómeno que lleva repitiéndose con más o menos intensidad desde hace años. De hecho, el cómputo del último quinquenio es todavía más rotundo: desde junio de 2014, y pese a la recuperación económica, Aragón ha perdido casi 23.000 residentes españoles, mientras que la población extranjera ha sumado de forma neta otros 16.400 inmigrantes.

Que la población autóctona esté en retroceso en Aragón es algo que, en parte, se explica por el acusado envejecimiento de la pirámide demográfica local, lo que a su vez es consecuencia -y también causa- de bajas tasas de natalidad. Pero, en gran parte también, esa pérdida de población autóctona se explica por el éxodo que se ha dado durante años y porque, a la vista de los datos del INE, Aragón es una tierra atractiva para inmigrantes extranjeros, pero no para atraer población española de otras regiones. Y en ello hay, en buena medida, un trasfondo económico: con carácter general, hay una notable relación entre la demografía de un territorio y las oportunidades laborales y de renta que ofrece.

El resultado es que, hoy por hoy, en el censo de Aragón ya hay más inmigrantes de los que había antes de la crisis, en 2008, pero muchos menos españoles. Entre los que se van y que hay más defunciones que nacimientos, la población autóctona continúa retrocediendo en Aragón, y de forma severa.