Un ejemplar de mosquito tigre, especie invasora originaria del sudeste asiático
Un ejemplar de mosquito tigre, especie invasora originaria del sudeste asiático
Salud

Aragón extiende la red de trampas contra el peligroso mosquito tigre

Hasta la fecha, esta especie invasora se ha detectado en Calatayud, Cuarte, Nuez, Mirambel, Beciete, Mora y Huesca

R. P.
ZaragozaActualizado:

Las autoridades sanitarias aragonesas han extendido la red de trampas que despliegan, año tras año, desde que en 2016 activara el plan de vigilancia dentomológica contra el mosquito tigre, una peligrosa especie invasora que es potencial eslabón de transmisión de las enfermedades provocadas por los virus del Dengue, Zika y Chikungunya. La red de vigilancia alcanzará este año a 24 municipios aragoneses, repartidos por las tres provincias.

El mosquito tigre está considerado una de las cien especies invasoras más dañinas a nivel internacional. Su hábitat natural es el sudeste asiático, pero con los años se ha ido extendiendo al resto de continentes. En España está documentada su presencia desde el año 2004. En Aragón, en concreto, se certificó el mosquito tigre en el año 2015, cuando se encontraron ejemplares en Huesca capital y en la localidad oscense de Monzón.

En 2016, las autoridades sanitarias autonómicas pusieron en marcha un plan de vigilancia con el que conocer, con precisión, los puntos a los que llegaba este insecto. Eso es esencial para poder extremar las medidas de prevención y atajar tanto la proliferación de esta especie como los efectos que tiene.

El año pasado, el mosquito tigre fue detectado en siete municipios aragoneses: Calatayud, Cuarte y Nuez de Ebro, en la provincia de Zaragoza; Mirambel, Beceite y Mora de Rubielos, en la de Teruel; y en Huesca capital.

Este verano va a arrancar una nueva edición del plan de vigilancia entomológica contra el mosquito tigre, que comenzará el 1 de agosto y se prolongará hasta el 30 de octubre. Es una época especialmente idónea para controlar la reproducción de esta especie. La red de vigilancia alcanzará en esta ocasión a un total de 24 enclaves aragoneses: Alhama de Aragón, Calatayud, Cuarte de Huerva, Daroca, Ejea de los Caballeros, el Monasterio de Piedra, Nuez de Ebro, Pinseque y Utebo, en la provincia de Zaragoza; Aínsa, Alquézar, Ayerbe, Benasque, Binaced, Jaca, Sallent de Gállego, Tamarite de Litera y Alcolea de Cinca, en la provincia de Heusca; y en Albarracín, Bronchales, Calanda, Miramble, Teruel capital y Valderrobres, en la provincia turolense.

De toda esa lista, la inmensa mayoría son emplazamientos que ya formaron parte el año pasado de la red de vigilancia contra el mosquito tigre, junto a cuatro nuevos que se han elegido para esta nueva edición: Alcolea de Cinca, Tamarite de Litera, Calanda y Valderrobres.

Esta red de vigilancia es desarrollada entre la Consejería aragonesa de Sanidad y la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza. Los puntos de control constan de unas trampas que consisten en cubiletes de plástico oscuro, llenos de agua, a los que las hembras de mosquito tigre acuden a poner sus huevos. Esos cubiletes son luego analizados en la Facultad de Veterinaria, donde se observa si hay huevos de esa especie y su desarrollo.

La Dirección General de Salud Pública ha mantenido encuentros con los ayuntamientos de los municipios que han registrado positivos en las campañas de 2016, 2017 y 2018 para informarles de las posibles medidas que pueden adoptar en el control de esta especie invasora.

Cabe recordar que el mosquito tigre se reproduce en cualquier lugar que pueda contener pequeñas cantidades de agua estancada durante unos días, preferiblemente en recipientes oscuros, por lo que todos los ciudadanos pueden contribuir a eliminar los puntos de riesgo posible, es decir, el agua estancada.

En los últimos años se han detectado en Aragón 30 afectados por el virus Zika, 19 por el Chikungunya y 10 por el Dengue, si bien todos ellos han sido casos importados, es decir, de contagios no producidos en suelo aragonés, según han informado desde la Administración autonómica.