La parte aragonesa pide la intervención directa del ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo
La parte aragonesa pide la intervención directa del ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo - Jaime García
Tribunales

Aragón denuncia que sigue sufriendo el «desacato continuado» de la Generalitat pese al 155

Pide judicialmente al Gobierno de Rajoy que devuelva las decenas de obras de arte que la Generalitar retiene ilegalmente

Actualizado:

Aragón acaba de solicitar, por vía judicial, que el Gobierno central ponga fin al «desacato continuado» en el que lleva instalada la Generalitat desde hace más de dos años, al negarse sistemáticamente a cumplir las órdenes de los juzgados para que devolviera 97 obras de arte aragonesas. Se trata del conocido como «tesoro de Sijena», una valiosa colección histórico-artística perteneciente al monasterio del mismo nombre, situado en el pequeño municipio oscense de Villanueva de Sijena.

Ha sido precisamente este ayuntamiento altoaragonés, representado por el abogado Jorge Español, el que acaba de presentar una reclamación ante el juzgado que lleva el «caso Sijena». Según han indicado a ABC fuentes del caso, en dicho escrito reclama que se haga responable al Ministerio de Cultura de acabar con esos reiterados desacatos, toda vez que ahora es el que ejerce las competencias de la Consejería de Cultura de la Generalitat. Desde que se activó el artículo 155 de la Constitución, el Gobierno central ha asumido el control de la Generalitat, y los ministerios dirigen las consejerías de sus respectivos ramos.

El Ayuntamiento de Villanueva de Sijena alega que, por tanto, ahora es directamente el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, es el competente de reponer en este momento la legalidad, acabar con los desacatos, cumplir con los jueces que fueron sistemáticamente ignorados por la Generalitat en los dos últimos años, y devolver a Aragón esa colección artística que -según sentencia- fueron adquiridas ilegalmente por la Administración catalana entre 1983 y 1994. Alega, en definitiva, que es una obligación pendiente de cumplir por parte de la Generalitat desde hace más de dos años, y su cumplimiento es ahora responsabilidad inmediata del Gobierno central, por haber asumido las funciones del Ejecutivo catalán.

Villanueva de Sijena considera que demorar más el cumplimiento de las órdenes judiciales no haría más que prolongar el desacato y sumirlo en un futuro incierto, ante el riesgo de que tras las elecciones catalanas del 21 de diciembre vuelva a ocupar la Generalitat un gobierno de corte independentista.

Bajo los últimos gobiernos independentistas de Artur Mas y de Carles Puigdemont, la Generalitat sumó en un par de años cinco desacatos a otras tantas órdenes judiciales que le obligaban a devolver a Aragón 97 obras de arte de gran valor. Solo entregaron 51 de esas piezas, y lo hicieron fuera de plazo -consumados ya los primeros desacatos-. De las otras 46 obras de arte que siguen sin ser devueltas a Aragón, 42 de ellas están retenidas en el Museo de Lérida -participado por el Obispado y controlado por la Generalitat- y dos dicen las autoridades catalanas que no saben donde están.

El Ejecutivo de Puigdemont hizo del «caso Sijena» un ensayo de su particular plan independentista: proclamó la supremacía de las leyes catalanas por encima del Estado de Derecho español, hizo del asunto una causa política más para el independentismo y situó a dos de sus consejeros - Santi Vila y Lluís Puig- en el punto de mira de la Fiscalía y del Tribunal Supremo.